Compartir
Publicidad
Publicidad

Todos contra una en las reuniones G20

Todos contra una en las reuniones G20
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Buenas noticias, los líderes de los países ricos están discrepando sobre cómo actuar durante las dificultades económicas y financieras actuales y sobre qué acuerdos deben salir de la reunión de la G20, más algunos, que está a punto de comenzar en Londres.

Sólo hay que ver qué están haciendo los distintos gobiernos en el sector automovilístico para ver que, a pesar de mucho hablar, todos siguen su camino.

En Estados Unidos, están negociando subvenciones para General Motors pero con la forzada salida de su presidente.

En Francia, acaban de inyectar grandes cantidades a PSA Peugeot y, como mencionamos en estas páginas, solo pensaron en despedir su presidente cuando este siguió el camino anti-nacionalista y anunció el despido de 3.000 de sus trabajadores, ciudadanos franceses.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel ha anunciado que ayudará a Opel, pero solo ayudando a buscar un comprador privado. Es verdad que es intervención pública, nadie es perfecto, pero por lo menos confirma lo que ha repetido varias veces, que está cansada de ver tanta inyección de dinero estatal al sector privado. No le gusta el despilfarro estatal a la canciller Merkel.

Afortunadamente, seguimos con una líder europea con responsabilidad y memoria.

Ahora nos viene el presidente francés con la amenaza de que, si no va a conseguir lo que quiere, pues se irá a casa. Faltó decir, que llevaría su balón también.

En Londres vamos a presenciar una batalla de todos contra una. Incluso el nuevo presidente de Estados Unidos está continuando con el programa de despilfarro aunque, desde que llegó al poder, sus intervenciones han seguido unos pasos bastantes más razonados y con muchas más condiciones de lo que vimos antes.

Es bonito pensar que una solución global por parte de los gobiernos es la panacea para que todos los problemas del mundo se resuelvan. A muchos les gusta pensar esto, incluso en estas páginas. La realidad es que todos los países y sus condiciones son distintos y, como consecuencia, requieren soluciones a medida. Además, intervenciones de los gobiernos suelen impactar poco en la solución, como estamos viendo y, siembran problemas para el futuro.

Esperemos que la Merkel siga el ejemplo de la Thatcher de hace muchos años y consiga lo que quiere, y lo que Europa realmente necesita, a pesar de las muchas presiones que seguro que recibirá.

Vía | BBC Mundo
En El Blog Salmón | El nuevo consejero delegado de PSA Peugeot es francés también y Una líder europea con responsabilidad y memoria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos