Compartir
Publicidad

Un negocio disfrazado de caridad

Un negocio disfrazado de caridad
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Hace unos días comentaba en una entrada de este blog la iniciativa del Grupo Santander por la cual, anulaba el cobro de comisiones a determinados clientes para conseguir un incremento en la satisfacción de los mismos y … mayores ingresos a futuro. Hoy, escribo de algo que pareciendo ser muy distinto de lo anterior, creo que comparte la misma esencia.

Me refiero a la última acción humanitaria del cantante Bono a favor de los más desfavorecidos: una nueva marca solidaria. La iniciativa recibe el nombre de “Red” y es fruto de la colaboración de American Express, Armani, GAP y otras compañías, a favor de la lucha contra el sida. Es decir, todo consumidor que contrate la nueva tarjeta roja de American Express, se compre unas gafas de sol de Armani cuya funda será roja o camisetas rojas de GAP, contribuirá con un porcentaje del precio del producto al Fondo Global para la lucha contra el Sida. Hasta aquí, todo muy bien y digno de alabanza. Ahora, lo que yo me pregunto es quién saldrá más beneficiado de todo esto, si los enfermos de sida o los promotores de la iniciativa. Y mi pregunta parece que tiene una clara respuesta si se lee lo que llegó a decir Bobby Shriver, presidente de DATA (Debt, AIDS and Trade in Africa): "Es una iniciativa a largo plazo diseñada para ser sostenible. Los asociados esperan ampliar su base de consumidores y aumentar los ingresos tanto de sus compañías como los que van a parar al Fondo Global". Y por si queda alguna duda, recordemos lo que comentó el director del Fondo Global para la Lucha contra el sida, Richard Freachem, quien señaló que con esta iniciativa "no se hace caridad, sino que se pone en marcha una propuesta de negocios con beneficios mutuos".

Es decir, que nadie da duros a cuatro pesetas o deja de cobrar comisiones por valor de 82.5 millones de euros sin un claro beneficio a corto plazo. Tal y como decía en el post de las comisiones, independientemente de que el Grupo Santander acabe o no ganando dinero con la anulación de las comisiones, todos aquellos que dejen de pagarlas saldrán ya beneficiados.

Y de la misma forma, podríamos decir que, aunque la última intención de estas empresas sea ganar dinero, si, por el camino se consigue beneficiar o ayudar a unos cuantos enfermos de sida, pues bienvenida sea. Sin embargo, a mi me queda un mal sabor de boca, pues aunque beneficie a quien beneficie, no deja de ser una iniciativa que existe porque existe una tremenda desgracia, como es el altísimo nivel de penetración del sida en el continente africano.

“Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así, tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.” (Mt, 6, 3-4).

Vía | El Mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos