Compartir
Publicidad

Los misterios de la crisis

5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuenta la leyenda que Rockefeller, Kennedy padre, o alguno de aquellos magnates de comienzos de siglo debieron buena parte de su fortuna a su chófer (al que le guste más también existe la versión limpiabotas). Cuando éste les comenzó a hablar de inversiones en Bolsa como un experto sobrevenido, corrieron raudos a liquidar sus posiciones. Creo que aunque finalmente fuese ficticio es sumamente ilustrativo.

Y yo me pregunto que pensarían ellos que puede ocurrir cuando en un programa como Cuarto Milenio se ponen a hablar de la crisis económica. ¿Es una señal del fin de los tiempos?, ¿constituye un aviso a iniciados para tomar posiciones en Bolsa? Misterio….

Pues bien, lo cierto es que me sorprendió. Resulto mucho menos disparatado que lo que me esperaba, dado los antecedentes del programa. Uno ya veía discurrir por las pantallas conspiraciones de Illuminati, complotes sionistas y apocalipsis financieros y apenas resultaron reseñados. Pero había misterios, vaya que si había misterios.

Que Santiago Camacho e Iker Jimenez, por una vez, no nos vendieran quimeras estuvo bien. Debían verse un poco coartados en un tema que les quedaba grande. Eso si, dejaron algo marca de la casa, como es el uso de un portada actual de un medio satírico como si perteneciese aquella época, para ilustrar los excesos de la época. Después de lo del cosmonauta fantasma parece mentira que se vuelvan a pillar los dedos así. Todo un misterio esa capacidad para el poco rigor, ¿esta su destino marcado inexorablemente?

Vicens Castellano, el presentador de Ajuste de Cuentas, dió poco de si. Por un lado señalo un montón de evidencias, se apuntó a una pelicula conspiranoica sobre las manos fuertes y demás. Y para algo en que tenía más razón que un santo, y es que en esta crisis, como en todas, quien más va a salir perjudicado son los menos favorecidos y las clases medias, no supo mantenerlo ante la presión del portavoz socialista (sobre éste volveremos al final). ¿Que clase de ente se apoderó del cuerpo de Vicens que fue capz de rebatir con la soltura a que nos tiene acostumbrados?, ¿una vaina alienígena del espacio exterior?

El Doctor Cabrera es el que le daba el toque científico, psiquiátrico, a la mesa. Algo tremendo. No recuerdo una aportación minimamente interesante. Nada relevante. ¿Que hacía este hombre ahí? Parecía que se había producido una fractura en el continuo espacio-tiempo, que había surgido procedente de otra dimensión.

Acabamos con el economista Carmona. Si Cabrera le resulta familiar a todo el mundo, pues se aparece en múltiples programas de la tele gracias a esos agujeros de gusano, Carmona es un habitual de medios como Intereconomia. Un economista duro, peleón, socialdemócrata de los de toda la vida (política). En mi opinión, fue el auténtico misterio sin resolver del programa de Iker. El Caso Carmona da para mucho:

  • El número del globo estuvo muy bien. Este tipo de ejercicios, más propios de Vicens (¿qué te pasó?), que de un catedrático de Economía llaman la atención. El problema es que una vez conseguido hay que darle un poco de sustancia. Que las inyecciones de liquidez de los Bancos Centrales, que los bajos tipos de interés son participes en este desastre no es algo nuevo. No siquiera es una postura únicamente socialdemocrata. La Escuela Austriaca, netamente liberal, viene avisando desde hace tiempo. Pero es que lo que tampoco es nuevo es que si Greenspan trabajó para Reagan también lo hizo para Clinton, y que la Reserva Federal estuvo al servicio del mantenimiento de las políticas económicas de los distintos gobernantes. El intervencionismo en grado sumo. De eso, nuestro profesor se olvida.
  • También se olvida el profesor de explicarnos que la crisis no transcurre igual en todas partes. Que a unos les va peor que a otros, y que España esta en el pelotón de los torpes. De eso parece no saber nada, ni ser capaz de explicarnos de modo ocurrente cuales son las causas. Le falto hablar de Champion League y demás. El centrado en lo suyo, en hablar mal de Bush que sabe que eso les pone a muchos de sus votantes.
  • Lo más gracioso es cuando argumenta, para desmontar que esta crisis sea fruto de una conspiración de un club privado de ricos, que los principales perjudicados de la crisis son los poderosos, los de mayor capacidad económica. Según él, los menos afortunados eran incapaces de seguir el ritmo de crecimiento del globo. No digo yo que no hubiese un goteo de gente que no podía seguir ese ritmo, pero lo que va haber ahora es un aluvión de parados. Y, por mucho que pierda el señor de Sacyr me temo que más va a perder proporcionalmente el obrero de la subcontrata de turno que manden a casa. Le invito a que les explique a los empleados de Ford España sus teorías.
  • Por supuesto, soluciones pocas o escas. Para evitar que ese globo estalle, afectando a esos a los que según el no perjudica la crisis, es necesario, amén de otras políticas, seguir inyectando liquidez. Es decir, que si por una lado la causa de todos los males era el haber inflado el globo desproporcionadamente la solución pasaba, parcialmente, por seguir metiéndole caña.

Esta claro que Carmona debe ser un hombre de negro, armado con un borrador de memorias. Esta vez no le ha funcionado. Casi que me acuerdo también de otros momentos gloriosos suyos.

Enlaces|Segunda, Tercera y Cuarta Parte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos