Compartir
Publicidad

China se envalentona frente a la crisis

China se envalentona frente a la crisis
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La actual crisis financiera global tiene a todo el mundo pendiente de lo que ocurra con China. ¿Podrá el capitalismo estatal del gigante asiático contribuir a remontar el capitalismo occidental de la mayor crisis de los últimos 70 años? ¿Podrá China contribuir con recursos a socorrer a la economías europeas?
Una interesante información sale hoy en Financial Times, en la cual Lou Jiwei, Presidente de China Investment Corporation, ha señalado su satisfacción de no haber sido invitado antes a Europa, “porque le permitieron ahorrar mucho dinero”. Tom Mitchell, quien escribe la nota para FT, señala que “los líderes chinos se encuentran envalentonados por la fortaleza de su país para enfrentar esta turbulencia financiera”.
Parte de esta fortaleza se debe a que China basó su modelo combinando una apertura regulada a la inversión privada y una privatización parcial de las empresas estatales. En esto se aplicó un sólido manejo financiero y la otorgación de créditos a las empresas que absorbían la enorme migración del campo a la ciudad (40 millones de personas al año), fue la clave que impulsó a la economía real.

Aunque para occidente el modelo chino tiende a ser criticado, dado que resulta ser una suerte de capitalismo sin libertad sindical ni libertad política, hoy se pide a los chinos que estabilicen su economía para contribuir a una pronta recuperación mundial. Incluso el FMI le ha pedido un aporte importante de recursos para socorrer a los países en mayores dificultades. Según los datos del primer trimestre, la economía tuvo signos mejores a los esperados, lo que indica la efectividad de los planes de estímulo planteados en noviembre.
Parte de la posible estabilización de China se debe a que los bancos están prestando y las empresas invirtiendo en forma abundante y sin necesidad de tener en cuenta las señales de mercado de corto plazo, ni las cotizaciones bursátiles. Esto lo puede hacer China producto de las cuantiosas reservas acumuladas en más de dos décadas, lo que hace una clara diferencia con Estados Unidos, un país plenamente deficitario, en el cual las gigantescas inyecciones de recursos aún no permiten una fluidez normal. Muchos bancos hacen acopio de los fondos para normalizar sus estados de cuenta y maquillar los balances. Por eso Wen Jiabao criticó el “insostenible modelo caracterizado por bajo ahorro y alto consumo” y criticó a los bancos occidentales por su “ciega búsqueda de ganancia y falta de disciplina”.
Los asiáticos aprendieron de occidente la confianza en los mercados, pero agregaron sus propios criterios, como no liberalizar el sector financiero demasiado rápido, endeudarse con moderación, ahorrar en serio, cuidar la economía real, invertir en productividad, concentrarse en educación.
Y mientras los Estados Unidos creaban un castillo de arena financiero, los asiáticos se concentraron en sus economías reales. La actual crisis demuestra que el crecimiento sustentable no surge azarosamente de los mercados, sino de la forma en que éstos se administran.

Imagen | lincolnblues

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos