Compartir
Publicidad

La rentabilidad del baloncesto y las dudas del fútbol

La rentabilidad del baloncesto y las dudas del fútbol
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El deporte ya no sólo es un negocio sino que es un importante sector económico que maneja cantidades ingentes de dinero. Dichas cantidades siguen una relación con su nivel de popularidad: a mayor número de aficionados, mayores ingresos. Pero esa relación no es directa. Existen deportes que logran obtener una parte mayor del pastel que la que le correspondería por su popularidad. Eso es debido a que sus gestores son más ávidos a la hora de colocar su merchandising o a lograr mayores ingresos televisivos.

La televisión no “ama” a todos los deportes por igual. Los deportes americanos suelen estar organizados para adaptarse a la televisión, la principal fuente de ingresos. Lo hemos podido comprobar estos últimos días viendo las retransmisiones del Campeonato Europeo de Baloncesto. ¿Quién ve todos los anuncios de un descanso en un partido de fútbol? ¿Quién se levanta del sofá durante los anuncios de un tiempo muerto en el último cuarto de un partido de baloncesto? En el mundial de fútbol celebrado en Estados Unidos, las televisiones no podían entender cómo era posible que durante cuarenta y cinco minutos no hubiese ninguna pausa publicitaria. El fútbol es un deporte muy seguido pero muy difícil de rentabilizar mediante la publicidad. Por esa razón es uno de las principales ofertas del pago por visión o en cadenas de pago.

La única razón de que la Sexta haya pagado tanto dinero por los derechos televisivos es por la capacidad de arrastre de audiencia. Algo muy valioso en las nuevas cadenas. ¿Quién se tomaría la molestia de sintonizar el enésimo canal si no es mediante una oferta tan atractiva como el fútbol? Las pérdidas que la liga le pueda reportar a la cadena no son más que gastos de publicidad para lograr que los televidentes la coloquen en la memoria de sus televisiones. Algo nada nuevo. Eso fue lo que hizo la FOX para lograr introducirse en el competitivo mercado televisivo norteamericana copado desde hacía décadas por la ABC, la CBS y la NBC. Pagó por retransmitir el fútbol americano una cantidad astronómica para lograr que le sintonizaran. Después ya habría tiempo para Los Simpsons o 24 rentabilizaran la inversión.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos