Compartir
Publicidad

Desplome del Espirito Santo contagia a las bolsas europeas

Desplome del Espirito Santo contagia a las bolsas europeas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque se ha intentado minimizar los problemas del Espirito Santo, éstos no han hecho más que crecer y no van a desaparecer en el corto plazo. El Espirito Santo se ha desplomado un 70 por ciento en las últimas semanas, acumulando una caída del 90 por ciento en los últimos 5 años, confirmando que es un banco insolvente. El BES ha jugado con fuego y ni el apaciguamiento político ni el cambio en el liderazgo han evitado que el banco se deslice a sus menores niveles históricos. Los cuellos de botella y los compromisos que el BES tiene con otros bancos (de Europa y Japón) están desatando severas turbulencias en los mercados que pueden provocar el desplome de todo el sector financiero de Portugal y generar grandes fisuras en el sistema financiero europeo. Como apuntamos en otro post, lo del BES es sólo la punta del iceberg.

Los papeles del BES han perdido la mitad de su valor en el último mes, y las agencias de calificación, verdaderas aves de carroña, han comenzado a castigar la deuda con lo que amplifican más el problema. El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, ha tomado cartas en el asunto, negando todos los rumores que aseguraban la nacionalización del banco, y asegurando que

"las empresas privadas tienen que soportar las consecuencias de su mala gestión y el contribuyente no tiene por qué pagar las consecuencias de estas perdidas".
El colapso del BES está lastrando a otras empresas de Portugal y Portugal Telecom está siendo golpeado por inversiones con Espirito Santo Internacional, el grupo matriz del BES. Portugal Telecom tiene una exposición total de 897 millones de euros en papeles del grupo Espirito Santo. Estos problemas están tensionando la prima de riesgo, que vuelve al alza, y los miedos sistémicos en las bolsas europeas. En la jornada hoy todas las bolsas se desplomaron, destacando el Ibex35 que se deslizó -1.23 por ciento. La inminente caída del Espirito Santo, un banco con 145 años de historia y perteneciente a una de las familias más ricas de Portugal, recuerda la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008, un banco de 150 años de historia que había sobrevivido a la guerra civil y a las dos guerras mundiales pero que no pudo contra el crash financiero. El Espirito Santo es una institución débil que incursionó agresivamente con activos riesgosos y ha prestado más de un billón de euros a las diferentes empresas vinculadas a sus dueños. Todo esto, en la espera de un rescate con el dinero público. Dinero que esta vez no llegará del gobierno de Portugal.

En El Blog Salmón | El Espirito Santo es insolvente y alimenta el miedo de una nueva crisis financiera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio