Compartir
Publicidad

Gestamp sale a bolsa

Gestamp sale a bolsa
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Gestamp, el fabricante de componentes de automóviles saldrá a bolsa con una valoración de entre 3.200 y 3.850 millones de euros, dependiendo de que se valore a 5,6 o 6,7€ por acción. La empresa es bastante desconocida entre el público, pero es muy probable que nos hayamos montado en un coche que tenga alguna pieza realizada por Gestamp.

Gestamp posiblemente sea la mayor empresa española (si no consideramos a SEAT que está integrada en el grupo Volkswagen) que se dedica al mundo de la automoción, por lo que nos ha parecido interesante hacer un análisis de la empresa.

Gestamp y sus cuentas

Gestamp nació como un fabricante de componentes para SEAT, pero lleva décadas diversificando su cartera de clientes y operaciones geográficas (no es raro que una empresa empiece con un único cliente y luego vaya diversificando). Tras la salida a bolsa, la familia Ribera conservará más de un 50% de la empresa y el grupo japonés Mitsui un 12,5%. En El Free Float (es decir, cotizando) estará entre el 27 y el 31% de la empresa.

Los fabricantes de componentes de coches están bastante especializados en uno u otro componente y Gestamp no es una excepción. Gestamp está especializada en la fabricación de componentes de acero para la carrocería, chasis, y mecanismos específicos. Europa es el principal mercado de Gestamp con fuerte dependencia de los mercados alemán y español, pero también tiene presencia en América y Asia. Según la empresa, los doce primeros fabricantes mundiales son sus clientes. Los principales son Volkswagen, Daimler (Mercedes) y PSA.

La empresa está apostando principalmente por los mercados emergentes y EEUU. Si vemos sus cuentas los nuevos proyectos de fábricas o de ampliación están en Europa del Este, México, EEUU, China, India y Brasil. Las ampliaciones o nuevos proyectos están en RU, Alemania y Japón. No les culpo, es dónde están apostando los fabricantes por establecerse (ya hemos hablado alguna vez de México como potencia mundial automovilística).

Gestamp ha incrementado sus ingresos y beneficios en los tres últimos ejercicios, de hecho si examinamos el balance, la relación casi crece linealmente. 6.413 millones de ingresos en 2014, 7.202 en 2015, 7.673 en 2016. Gastos de 6.073, 6.802 y 7.211 millones respectivamente. Además con beneficios de 337, 400 y 462 millones. El EBITDA por su parte se mantiene estable, 10,5, 10,8 y 11,1% en los últimos tres años. Lo que no está mal teniendo en cuenta la inestabilidad del mundo. También se mantiene estable la deuda de la empresa, aunque según la comparativa de El Economista, parece algo alta comparada con las empresas de su sector.

La empresa tiene la política de repartir el 30% de sus beneficios en dividendos (aunque está sujeta a revisión). Ya entregó 0,1153€ por acción a cuenta del ejercicio 2016, por lo que no se esperan más pagos en 2017. Como señala El Economista, la rentabilidad se situaría entre un 1,7 y un 2% dependiendo del precio al que salga a cotizar la acción.

Amenazas

Si la fabricación de automóviles es una industria muy dura, la fabricación de componentes para los mismos no se queda atrás. Las empresas de automóviles ponen condiciones difíciles de cumplir, así como ofrecen poco margen de maniobra a sus proveedores. La presión a la que están sometidos los grandes fabricantes se traslada al resto de eslabones de la cadena. De hecho, la era de la consolidación que ha abierto PSA con la compra de Opel puede incrementar más esta presión.

Otro riesgo que tiene Gestamp es que está especializada en componentes de acero. El acero es la aleación más empleada por la humanidad, incluidos los fabricantes de coches. Aunque tiene muchas propiedades positivas (es barato, dúctil y resistente) tiene otras negativas, como su peso. La presión regulatoria para bajar emisiones, la demanda de los clientes por consumos más bajos y la necesidad de reducir el peso de los coches eléctricos (cuyas baterías pesan bastante de por sí), hacen que los fabricantes estén experimentando con otros materiales.

BMW, por ejemplo, con su modelo i3 optó por un chasis de fibra de carbono. Es cierto que el uso de la fibra de carbono en la automoción de momento es bastante residual, pero es razonable que se empiece a aplicar en vehículos destinados al público como un i3. Da que pensar que en el futuro puede haber una amenaza para el negocio de Gestamp, por obsolescencia. Eso sí, este cambio no sucedería de un día para otro y de momento la fibra de carbono y otros “composites” son bastante caros para el coche medio.

Por último Gestamp es una empresa familiar controlada por la familia fundadora y lo va a seguir siendo después de la OPV (pretenden reducir la deuda de la matriz con este movimiento). Esto no es necesariamente malo, pero puede tener ciertas desventajas. Por ejemplo que se lanzaran a por Abengoa en el momento del rescate, que independientemente de la idoneidad de la operación se trata de una empresa alejada de su negocio original.

¿Es una buena idea acudir a la OPV de Gestamp? Eso es algo que deberá de decidir cada inversor, puesto que cada uno se juega su dinero. No deja de ser una empresa con sus pros y sus contras, al igual que muchas en el mercado.

En El Blog Salmón | España el cuarto mercado europeo más activo en OPV, Ferrari sale a bolsa, con luces y sombras y Las empresas tecnológicas apenas salen ya a bolsa, te contamos por qué

Más información | El Economista, Cinco Dias, Cuentas de Gestamp (en PDF I y II)

Imagen | jopemoro

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio