Publicidad

Ideas de Trading: hacer trading no es adivinar qué hará el mercado

Ideas de Trading: hacer trading no es adivinar qué hará el mercado
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Este es uno de los puntos claves que todo trader debe tener muy interiorizado para no pegarse un buen castañazo nada más llegar al mundo del trading. Dentro de las tareas de un buen trader para operar el mercado no se incluye en absoluto la de adivinar qué harán los precios en el futuro. Si el trading fuera algo parecido a la futurología, nuestra esperanza matemática sería un auténtico desastre.

Lo sé: quien es capaz de saber qué harán los precios en el futuro tiene todas las de ganar en el trading. Claro, eso es así. Pero es que nadie es capaz de adivinar qué harán los precios en el futuro. Hay que eliminar ese concepto de la mente y no obsesionarse en saber qué hará el mercado en el futuro. Un trader no tiene que jugar a adivinar el futuro, simplemente tiene que operar lo que sucede en cada momento presente.

La tendencia natural, sin embargo, es a afrontar el trading como si de un juego de apuestas se tratara. El hecho de que en realidad haya aparentemente un 50% de posibilidades de acertar, pues parece que el precio o baja o sube, potencia aún más este concepto. Pero nada más lejos de la realidad.

Un buen trader debe centrar su operativa en el análisis exhaustivo de lo que el precio ha hecho en el pasado y está haciendo en el momento presente, y detectar ventanas de oportunidad en las que las probabilidades de que el precio haga un determinado movimiento sean mayores. Pero estás operando probabilidades, nunca debes olvidarlo.

Por ejemplo: imagina que en base a tus horas de pantalla has comprobado que el precio tiene unas altas probabilidades de rebote al alza cuando tras la rotura de una resistencia, hace una pullback hacia la misma con un volumen bajo y se apoya en ella usándola como soporte. ¿Qué harás cuando esta figura esté formándose en tus gráficos? Pues está claro: intentar posicionarte largo, porque sabes que en esa situación las probabilidades están a tu favor. Pero en todo momento sabrás que ese movimiento que estadísticamente se genera a tu favor podría no darse en esta ocasión, y por eso usas tu stop loss para protegerte de esa circunstancia.

Esa es la mentalidad que un trader debe seguir ante cualquier operación. Sin embargo, si lo que pretendes hacer es jugar a adivino: aseguras que el precio va a subir al ver esa figura, y tomas una entrada un tanto menos precisa, pues quieres entrar al mercado sí o sí. Faltaría más, has adivinado que va a subir. Es posible que hasta entres sin stop loss, pues para qué arriesgar que un pequeño movimiento correctivo del precio te deje fuera de esa operación cuando sabes con certeza que el precio va a subir. Entenderás que esta mentalidad operando es la que hace que pagues con tu propia cuenta esas ambiciones de futurólogo.

De ahí la importancia de conocer los comportamientos del mercado, de entenderlos en base a su observación día a día. Si la única ventaja competitiva a la hora de tomar una posición fuera la capacidad de adivinar a dónde irá el precio, no serían necesarias horas y horas de pantalla para tener éxito.

Así que cambia el chip. Al tomar una operación, piensa internamente en una situación en la que las probabilidades están a tu favor, y no en saber con certeza que el precio va a hacer un movimiento u otro. Aunque parezca una diferencia sutil, no tiene nada que ver psicológicamente. Y ya lo sabes: el trading tiene mucho de psicología.

Imágenes | Wikimedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir