Compartir
Publicidad

Ideas de Trading: Mejor no operar en verano

Ideas de Trading: Mejor no operar en verano
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin apenas habernos dado cuenta, este fin de semana entramos en el temido mes de agosto para los mercados financieros. El periodo vacacional universal que supone el mes de vacaciones de verano por excelencia siempre tiene un impacto notable en el movimiento normal de los mercados, y es conveniente tenerlo en consideración a la hora de valorar la idoneidad de seguir operando en verano.

Para empezar, la gran característica de las vacaciones en los mercados es un descenso muy significativo de los volúmenes de negociación en todos los mercados financieros. Es más que evidente que si mucha de la gente que opera normalmente está de vacaciones, las operaciones que se cruzarán en los mercados disminuirán necesariamente.

Eso tiene un especial impacto por la ausencia de lo que se conoce como las “manos fuertes”, que no son otros que los inversores institucionales que mueven mayores cantidades de dinero y confieren una liquidez a los mercados que en su ausencia se ve resentida. De este modo, con los grandes protagonistas del mercado de vacaciones, los movimientos del precio de los diferentes productos no seguirán los mismos patrones que cuando están presentes en las sesiones.

En general, los mercados tienen unos movimientos más erráticos en estas fechas, predominando las fases laterales y encontrando el precio muchas dificultades para establecer tendencias muy marcadas y romper con fuerza soportes y resistencias. Para este tipo de movimientos vertiginosos que sí se pueden apreciar en otras fases del año, la “ayuda” de los grandes operadores es fundamental.

Trading Verano

Precisamente por este motivo, la cantidad de señales falsas que puede dejar entrever el mercado aumenta considerablemente. Los movimientos son más erráticos y sucios, y es por ello que es mucho más fácil cometer errores de lectura sobre una formación de precios que no sigue los patrones que conocemos casi de memoria.

También como consecuencia de esa falta de liquidez y bajada del volumen se presenta un riesgo adicional que hay que tener muy en cuenta: la volatilidad del mercado será mucho mayor. Eso quiere decir que puede haber movimientos descontrolados de mucho rango (estupendo si somos capaces de sumarnos a él en nuestro beneficio), pero generalmente estos movimientos son originados por operadores que con una cantidad inferior de volumen de lo habitual pueden “mover” el mercado a su antojo, y con stop loss ajustados eso es peligrosísimo.

De modo que mi consejo para estas fechas es clarísimo: descansar, aprovechar para desconectar un poco del trading, y cargar pilas para el último trimestre del año, que suele ser el mejor periodo del año para operar. No es necesario poner en riesgo nuestro capital en una etapa en la que las probabilidades no están a nuestro favor. ¿Y cuándo nos reenganchamos al mercado? En cuanto veamos que los volúmenes de negociación diaria vuelven a los valores normales.

¡Buenas vacaciones, y seguimos hablando de trading en septiembre!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio