Compartir
Publicidad
Publicidad

La transparencia en bolsa... ¿real o interesada?

La transparencia en bolsa... ¿real o interesada?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día hacían en Redes Sociales un comentario sobre los mercados de valores y su transparencia. O su falta de ella, entendida en el sentido de que "la información es precisamente la mayor baza de los inversores. Saber algo antes que los demás puede suponer mucho dinero". Y de cómo la web 2.0 podía contribuir a mejorar esa transparencia ya que algunos inversores-bloggers estaban empezando a contar sus inversiones: "¿Es posible que los expertos se hagan transparentes? Sí, aunque obviamente no lo hacen porque de repente se les haya aparecido la Virgen 2.0 sino porque creen que de esta forma pueden ganar más dinero."

Es cierto que hay personas que utilizan internet para contar su evolución en los mercados. De hecho, las ha habido siempre solo que ahora la tecnología para hacerlo se ha simplificado y ha dado acceso a otras personas. Algunos de forma más "naif" y otros de forma más estructurada. Con lo que no estoy de acuerdo es con la afirmación de que esa transparencia sea interesada porque "contando las inversiones que realizan, se suponen que animan a otros a comprar o vender los mismos valores y, por tanto, son los primeros en marcar tendencia".

Para hacer eso, un blogger tendría que tener una audiencia enorme, capaz de mover con sus operaciones grandes flujos de capitales en los mercados. Es decir, tendría que tener capacidad de provocar "terremotos", de influir no solo en inversores individuales sino en inversores institucionales (los grandes fondos y sociedades de inversión, que son los que "cortan el bacalao" en los mercados). Y eso me temo que está muy lejos de suceder.

Así que esa teoría de que el blogger puede crear tendencia y así beneficiarse (si digo que he comprado un título y con eso consigo que mucha más gente lo compre y así sube y yo gano) creo que es eso, una fantasía.

Eso lo hacen, de toda la vida de dios, las casas de inversión con sus análisis y recomendaciones (ver ejemplo fresco, fresco), sin necesidad de blogs ni 2.0. Y aun así esa capacidad sólo está al alcance de algunas entidades muy relevantes, no de todas.

Por otro lado, no hay que olvidar que una vez se tiene ese poder, también se tiene que usar con responsabilidad. Porque si puedo provocar movimientos en la bolsa... ¿cómo evitar la tentación de generarlos para favorecer determinadas posiciones propias? Pero bueno, eso es otra historia...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos