Compartir
Publicidad

Las contradicciones de la política monetaria en el corazón de la crisis financiera

Las contradicciones de la política monetaria en el corazón de la crisis financiera
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tuviéramos que definir el estado actual de los mercados financieros habría que decir que están en un “coma alcohólico”. En los años 50, el presidente de la Reserva Federal William McChesney Martin acuñó la frase “hay que saber retirar a tiempo el alcohol de la fiesta antes de que ésta se anime demasiado”. McChesney definía así la principal labor de los banqueros centrales: tenían que subir las tasas de interés antes que la burbuja especulativa generada por las bajas tasas de interés inflara los precios más allá de lo razonable. Para McChesney, los mercados financieros no poseían el rol de la “autorregulación”, dado que justamente son la fuente de los mayores excesos.

La burbuja que viven hoy los mercados financieros es superior a la del año 2008 justamente por las bajas tasas de interés que están generando brutales distorsiones. Llevamos un largo tiempo planteando el problema de las burbujas especulativas, y el mes pasado, como apuntamos aquí, este tema fue advertido por el propio Banco de Pagos Internacionales. El BIS considera que las tasas de interés históricamente bajas que mantienen los principales bancos centrales del mundo, ha ayudado a incubar una constelación de burbujas financieras que amenazan con un tsunami devastador sembrando las semillas de la propia destrucción del sistema.

El Fondo Monetario Internacional también comenzó a dar voces de alerta sobre este problema, como dimos cuenta en La maldición del dinero barato: FMI advierte de burbuja inmobiliaria global. Sin embargo, a estas advertencias del banco central de los bancos centrales, Janet Yellen (Reserva Federal), respondió que no pueden subir la tasa de interés porque afectaría de inmediato al empleo y la producción. Mario Draghi (Banco Central Europeo) respondió bajando aún mas la tasa, del 0,25 al 0,1 por ciento, e instalando una penalización a las reservas bancarias para obligar a los bancos a prestar. Janet Yellen fue aún más lejos y advirtió de las desconexiones existentes entre los mercados financieros y la economía real. Sobre este punto, clave para comprender la debilidad sistémica de la economía global, invito a los lectores a leer Es neutral el dinero en la economía? La controversia que divide a los economistas.

Pisando campo minado

Todo indica que estamos en presencia de una de las mayores contradicciones de la política monetaria y sorprende que no exista ningún tipo de debate serio al respecto. Por un lado el Banco de Pagos Internacionales advierte que las bajas tasas de interés han incubado una burbuja colosal, y por otro lado los bancos centrales dicen que no pueden hacer nada para evitarla. Estamos pisando sobre un campo minado, y a nadie parece importarle.

Los bancos centrales han mantenido la tasa de interés en los niveles más bajos de la historia por un tiempo excesivamente largo y esto no ha generado ninguna ayuda real a la economía. Para el caso de España, el propio FMI señaló que el desempleo no bajará del 20 por ciento al menos en los próximos cinco años. Esto lo advertíamos el año 2009 cuando la tasa de paro en España era del 16 por ciento y cuando a nadie - menos al FMI - le importaba el tema del empleo. El desempleo puede mantenerse sobre el 20 por ciento durante otros diez años, justamente por la complicidad del FMI en la aplicación de políticas que potenciaron el ciclo recesivo a nivel global como los planes de austeridad y los recortes presupuestarios.

El conflicto en torno a la política monetaria es una clara expresión de la profunda crisis que vive el sistema capitalista, al que ni los bancos centrales ni los supervisores de los bancos centrales logran dar una respuesta. Este punto confirma las contradicciones internas del sistema y por qué la crisis no tiene ningún tipo de solución por la vía de las políticas convencionales, Estas políticas no han impedido que la burbuja de derivados se haya elevado a mas de 800 billones de dólares (millones de millones), desde los 650 billones existentes a fines de 2008, mientras la economía vive un estancamiento profundo.

Los banqueros centrales no solo no fueron capaces de retirar el alcohol a tiempo, sino que arrastraron a los mercados financieros a un "coma alcohólico" que los ha hecho ser totalmente dependientes de las bajas tasas de interés. Como las bajas tasas de interés no se transfieren a la economía real, la economía real sigue en el letargo mientras el sistema financiero sigue conectado al respiradero artificial del dinero barato. Esto está creando una enorme polarización del mundo dado que el dinero barato fluye hacia los más ricos del 0,1 y 0,01 por ciento de la población mientras las clases medias son las que pagan la cuenta con el costo de su propia extinción.

En El Blog Salmón | ¿Es neutral el dinero en la economía? Una controversia que divide a los economistas, Banco Central de los bancos centrales advierte de un crash en el sistema financiero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos