Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercado Búrsatil, Toro vs. Oso

Mercado Búrsatil, Toro vs. Oso
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las mayores curiosidades que puede existir en los mercados financieros y que todo el mundo que trabaja o ha trabajado en bolsa conoce son las apologías que tiene el mercado en momentos alcistas o bajistas con dos animales: el toro, en momento de pujanza económica con una gran subida del mercado y el oso, en malos momentos del mercado, cuando éstos están bajando continuamente.

Es tal la cercanía que éstos términos han llegado a tener con el mercado y los operadores bursátiles, que algunos mercado durante mucho tiempo se calificaron como bullish (toro = bull) o en alza; una forma clara de indicar que ese mercado era interesante para obtener rendimientos. El término contrario bearish (oso = bear) se empezó a usar en Nueva York, cuando aún eran legales las ventas de acciones al descubierto por que la gente “vendía la piel del oso antes de cazarlo”.

Especular en los mercados financieros es por tanto una cuestión de conocer si estás en un momento oso o en un momento toro. Si estás en un momento toro quiere decir que los propios agentes están reconociendo que ese mercado es potente, puede responder ante lo posibles problemas a largo plazo y además que es rentable.

El oso representa un mercado mucho más débil, que intenta zafarse de las peligrosas caídas de la confianza de los inversores, pero que es muy complicado hasta que el oso se cansa y tranquiliza, con lo que durante un tiempo el mercado se sitúa bajista. En el momento en que la fiera se recupera sigue luchando por reactivar la bolsa, contradiciendo a las emociones y miedos del mercado que hacen que la bolsa siga bajando por que desean vender.

Para alguien no muy ducho en el sistema bursátil se podríA decir que el mercado, los índices y los precios varían según la ley de oferta y la demanda, la comprar y la venta de las acciones en definitiva. El oso sería el vendedor, siempre tendiendo a vender las acciones/valores y por tanto hacia un mercado bajista; el toro sería el comprador, siempre intentando comprar para en un futuro obtener beneficio con una previsión de mercado mucho más elevada que en la compra, eso provoca la subida del mercado.

Actualmente nos encontramos en un momento oso, en el que el mercado, aunque haya días que tenga arranques de furia del toro de simples rebotes, la situación general se mantiene muy baja en cuánto a índices bursátiles y precios de acciones por ende. Una situación muy complicada y esperamos que algo tan típico como el toro nos recupere la confianza financiera y beneficios bursátiles que todos necesitamos.

Fuente | qwoter
Imagen | bigpicture

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos