Números rojos en bolsa: los grandes índices ya caen un 20% en lo que va de año

Números rojos en bolsa: los grandes índices ya caen un 20% en lo que va de año
3 comentarios
HOY SE HABLA DE

La renta variable ha estado sufriendo en las últimas semanas, especialmente. Los grandes índices de referencia como son el S&P500, el DAX30 o el CAC40 están cayendo alrededor de un 20% en lo que va de año y nuestro Ibex35 se encuentra con un recorte del 14%. Gran parte de las bolsas ya se encuentran en sus mínimos anuales por debajo de los niveles de junio, cuando el petróleo cotizaba por encima de los 122 dólares, mientras que hoy se encuentra en los 76,50 dólares.

Las acciones caen, los precios de los bonos del gobierno se hunden con el alza de los tipos de interés, el euro se encuentra por debajo de la paridad frente al dólar y los precios del petróleo se desplomaron a mínimos de nueve meses. El temor por el incremento de tipos de interés unido a una inflación persistentemente alta, llevan a incrementar las probabilidades de una recesión.

Los sectores cíclicos son los que más están sufriendo. Hablamos de las tecnológicas, consumo discrecional, transporte, entre otros, que ven como la combinación de inflación sostenida y alzas de tipos de interés está revisando notablemente a la baja el descuento de flujos futuros.

Fdj81gaxeaeayth

Los bonos se hunden mientras suben tipos. Como dato revelador, las rentabilidades de la deuda pública de la Eurozona subieron a máximos de varios años en medio de las expectativas de que los bancos centrales seguirán endureciendo su política monetaria. La rentabilidad de los bonos alemanes a dos años ha superado el 2% recientemente, siendo su nivel más alto desde diciembre de 2008. Llama la gran atención de este dato por la alta seguridad histórica que presentan para los inversores.

Fdgviuixeaiz9lf

Las bolsas empiezan a descontar la recesión

Los bancos centrales de todo el mundo están reculando después de haber sido descubiertos este año. La guerra de Rusia con Ucrania ha disparado los costes de la energía, y los cuellos de botella en la cadena de suministro provenientes de la etapa covid han hecho subir los precios de las materias primas a medida que aumenta la demanda. Debido a esta discrepancia, los precios de los bienes y servicios han aumentado drásticamente.

Hasta el año pasado, los banqueros centrales creían en gran medida que la inflación era temporal, pero en realidad estaba tan arraigada que los políticos no tenían más remedio que subir los tipos de interés. A medida que aumentan los tipos de interés en toda la economía, las personas compran menos y piden menos préstamos, lo que finalmente iguala la demanda con la oferta.

Los tipos de interés más elevados significan mayores costes para las empresas. Los inversores ahora están dirigiendo su atención a octubre, donde tendrán la oportunidad de ver el desempeño de las empresas cuando las empresas comiencen a reportar los números del tercer trimestre. Mientras tanto, la caída de las cotizaciones descuenta un deterioro del escenario macro.

Pero los organismos internacionales ya están revisando las perspectivas de crecimiento a la baja. Según la OCDE, muchos países europeos entrarán en recesión en 2023 si surgen problemas de suministro de gas en los próximos meses, lo que podría convertirse en un escenario si no se cumple el mandato de la Unión Europea (UE) de reducir un 10% el consumo si el invierno es frío.

Teniendo en cuenta eso, y otras consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, la OCDE ha corregido netamente sus estimaciones sobre la progresión del PIB de la Eurozona para el año próximo para dejarla en el 0,3% (1,3 puntos menos que en junio).

Proyecciones

En particular por Alemania, donde se espera una recesión del 0,7% (2,7 puntos menos) incluso si no se cumple el escenario negro. En los otros pesos pesados de la eurozona también se han reducido las expectativas de crecimiento: 0,6% en Francia, 0,4% en Italia y 1,5% en España.

Temas
Inicio