Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Porqué escondemos nuestra exposición a Portugal?

¿Porqué escondemos nuestra exposición a Portugal?
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días analizabamos en estas páginas la bondad que ha tenido el superávit fiscal de los dos últimos meses de las cuentas públicas portuguesas, hecho que se ha convertido en la práctica en un atisbo de mejoría económica que finalmente ha resultado fallido. Encontrando un símil de esta situación con las empresas que están a punto de quebrar, cuando aumentan de manera anormal sus posiciones de tesorería para finalmente dilapidar su salud financiera.

En el caso de Portugal, tras dimitir de su cargo el Primer Ministro, José Sócrates, y resultar fallida la aprobación del 4º Plan de Ajuste de la Economía Portuguesa durante su mandato en el Parlamento, se ha forzado la situación hasta el punto de considerar inminente una intervención financiera coordinada en nuestro país vecino.

Durante las últimas horas son muchos los que de manera interesada han quitado hierro al asunto, afirmando muy convencidos que la crisis de Portugal tendrá efectos muy limitados sobre la solvencia española, y que el nivel de nuestras relaciones económicas no sufriría mucha variación al no ser esta una economía con mucho peso en nuestras exportaciones. De entrada estas afirmaciones están infundas y no tienen en cuenta la situación verdadera. Entonces, ¿qué riesgos financieros tenemos con Portugal?

Ante un posible ‘default’ de nuestros vecinos portugueses, nos jugamos:

  • 77.000 millones de euros en préstamos bancarios al sector público
  • 25.000 millones en intercambios comerciales
  • 3.200 millones en deuda soberana

Por tanto es innegable la importancia de esta economía para la economía española, máxime cuando las relaciones económicas son muy estrechas por razones geográficas, y cuando este país adquiere un 8,9% de nuestras exportaciones, convirtiéndose en nuestro tercer mayor cliente en nuestra balanza comercial.

En conclusión afirmar que España saldrá inmune de un rescate a Portugal es poco creíble, y menos todavía sería comparar este hecho con la intervención de Grecia o Irlanda, países con los que al margen de que la exposición crediticia es menor, ahora jugamos con una nueva carta, el peso del país luso en la economía ‘real’, la de los intercambios comerciales.

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | Portugal debe relajar las tensiones de deuda por derecho propio
Imagen | tiseb

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos