Compartir
Publicidad
Publicidad

Standard & Poor's muestra tarjeta roja

Standard & Poor's muestra tarjeta roja
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

The City y Wall Street, los dos grandes centros de las finanzas mundiales, viven hoy una fuerte pesadilla. Sus ventajas comparativas en el ámbito de los instrumentos financieros se han revertido develando con lujo de detalles a la industria más altamente irresponsable del planeta. Y aunque las jornadas de farándula y despilfarro se iniciaron hace muchos años, ahora, como suele ocurrir, les toca pagar la cuenta y viven su amarga noche de lamentos.

La rebaja en la calificación de riesgo que propinó Standard & Poor’s al Reino Unido y los Estados Unidos merece, en todo caso, algunas consideraciones. ¿No sabe acaso todo el mundo que estos países atraviesan serias dificultades financieras desde hace un año y medio? Y, acaso, ¿no fue la misma agencia calificadora la que timbró con triple A todos esos dudosos derivados financieros llamados MBS (Mortgage Backed Securities, Obligaciones Garantizadas por Hipotecas), que convirtió en CDO (Collateralized Debt Obligations, Obligaciones de Deuda Colateralizada) para venderlos en todo el mundo y gozar de liquidez? Standard & Poor’s también tiene entre sus logros haber otorgado la Triple A a los bancos de Islandia, y haberla mantenido incluso hasta que los bancos colapsaron a mediados del año pasado. Tampoco podríamos decir que esta entidad hizo esfuerzos notorios para advertir la crisis antes de su irrupción masiva.

La participación de las agencias calificadoras de riesgo como Standard & Poor’s son gran parte del problema que desató la crisis. Su excesiva confianza y su miopía para comprender la compleja operatoria de la economía, de las finanzas, y de los derivados financieros las llevó a actuar por inercia, siguiendo la pauta establecida para operaciones convencionales. ¿Por qué en un momento se le creyó y luego de todo el descrédito se piensa que se le volverá a creer?

Ahora que todo el mundo sabe de los enormes déficit que han acumulado estos países: 80% del PIB en Estados Unidos, 90% del PIB en el Reino Unido, y con grandes probabilidades de pasar a ser el 100% del PIB y quedarse ahí, ahora muestran la tarjeta roja. Por otra parte ¿Es este el mayor déficit de la historia? No, Estados Unidos alcanzó esa cifra durante la Gran Depresión y el Reino Unido en la segunda guerra mundial superó el 200% del PIB.

La pretendida voz de alerta de Standard & Poor’s llega además cuando la crisis parece haber tocado fondo y nos espera una larga cabalgata por el desierto. Las líneas de crédito están cortadas y la demanda, el consumo de las personas, ha sufrido la mayor caída desde la crisis petrolera de 1974. Pero los calificadores de riesgo no toman en cuenta la historia. Menos se fijan en la sutil diferencia que hay entre la Libra y el Dólar: La Libra no es una moneda de reserva. Si el mercado castiga a ambas monedas, la peor parte le tocará al dólar. Standard & Poor’s no sólo actúa a destiempo sino que puede profundizar el daño.

En El Blog Salmón | Reino Unido y Estados Unidos ven peligrar su calificación AAA, Moody´s la lía con las Cajas de Ahorros Imagen | montpelier

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos