Compartir
Publicidad
Publicidad

El CHO es fundamental

Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Las lecciones laborales que mejor se aprenden suelen ser las primeras. Es algo así como lo que ocurre con la mente de los niños, que esta tierna y todo prende con rapidez. Al igual que ocurre con esos primeros días de escuela, con esos maestros de la EGB de mi infancia, hay momentos que, al menos mientras yo siga vivo, no se perderán como lagrimas en la lluvia (como me gusta usar esta frase, aunque quede cursi).

Yo tenía un compañero que no destacaba por su capacidad técnica. No lo compensaba tampoco con un gran espíritu de trabajo o una fuerte ambición. Ni por su meticulosidad. Y sin embargo, era un fijo en las quinielas de los responsables que iban a venían al son de los sucesivos cambios. Todos acababan, todos acabamos, cogiéndole gusto a trabajar con él. Y un día, hablando de ello con nuestro jefe, este me dio el mejor argumento de venta de mi compañero como profesional: es un tío que crea buen ambiente.

Y efectivamente, así era. Un sentido del humor amable, una gran facilidad para establecer relaciones sociales, quizás no profundas, pero si amables, un dinamizador de reuniones, etc. Ese era su modo de contribuir al equilibrio del grupo, de ayudarnos a conseguir las metas del día a día.

Ayer pensé en él mientras me encontraba con un post de Monreal donde se dejaba clara lo importante de ese rol en las organizaciones. Mucho CEO, mucho CFO, mucho CIO, pero a muchos se les olvida lo importante que es contar en los equipos con un buen CHO, un Chief Happiness Officer, un Encargado de la Alegría que impulse el buen rollito y la alegría de trabajar.

Viendo Blancanieves ( y van...) lo tengo claro. Esa productividad, esa alegria en el trabajo en la mina se debe, entre otros motivos, al CHO de los Enanitos, el Sr. Mudito.

Vía | Monreal

En El Blog Salmon | La calidad laboral determina la productividad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos