Las SICAV en España se están cerrando por un cambio de normativa: los abusos del sector pueden acabar con este mercado

Las SICAV en España se están cerrando por un cambio de normativa: los abusos del sector pueden acabar con este mercado
8 comentarios

El mercado de las SICAV corre peligro. En los últimos días se ha registrado un aluvión de peticiones de cierre ante los cambios normativos que entraron en vigor el 31 de enero. Las llamadas Sociedades de Inversión de Capital Variable debían acogerse a unos nuevos y duros requisitos para seguir funcionando. Y la mayoría se ha negado.

Han sido centenares las comunicaciones emitidas por la CNMV en los últimos días de enero anunciando el cierre del tal y cual SICAV, porque el Ejecutivo ha dicho basta ante los abusos y el mal uso, valga la redundancia, de este sector.

De este modo, lo que en su origen era un vehículo de inversión muy interesante corre peligro de supervivencia por culpa de la avaricia habitual que reside en los mercados. Las condiciones ventajosas que se pusieron sobre la mesa se les han ido de las manos, y los reguladores se han puesto serios.

Sin mariachis no hay paraíso

Las SICAV son unas sociedades de inversión colectiva que requieren un mínimo de 100 partícipes y un capital de 2,4 millones de euros para tributar únicamente un 1% en el impuesto de sociedades. Unas condiciones fiscales bastante buenas.

¿Qué pasaba? Pues que los grandes inversores se aprovechaban de esto. Normalmente, era un único inversor el que controlaba el fondo, mientras que los 99 inversores restantes eran los llamados 'mariachis', hombres de paja, figurantes que no se llevaban absolutamente nada porque tampoco invertían, pues solo ponían su nombre y fin. De hecho, cuenta La Vanguardia en este reportaje que se llegaba a pedir el DNI a personas sin hogar a cambio de unos euros y se les apuntaba a una SICAV.

De este modo, se pervirtió tanto esta práctica que las autoridades han dicho "hasta aquí". A partir de ahora, según la Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, cada uno de los 100 participantes de la SICAV deben tener una participación mínima de 2.500 euros para poder tributar a ese 1% en Sociedades. Si no, tendrán que hacerlo al 25%, como el resto.

Sabedor el Gobierno de que esto iba a espantar a muchas SICAV, les dio un periodo de transición hasta 2023 permitiendo liquidar los vehículos sin coste alguno hasta el 31 de enero. Y a la vista de lo que ha pasado, la mayoría ha preferido plegar velas.

Antes del cambio de normativa había 2.300 SICAV registradas en España. Veremos cuántas quedan este 2022.

¿Qué escenario nos deja esto? Pues uno bastante negro para las SICAV. Teniendo en cuenta la poca ética que han utilizado en estos años, es muy posible que el mercado acabe siendo residual en los próximos años. Pues este cambio de normativa hará que muchos grandes inversores se lleven su dinero a otros países, como Luxemburgo, donde puedan gozar de una fiscalidad laxa.

Por lo tanto, España vuelve a perder posiciones en el mercado inversor internacional. Y esta vez no ha sido por un estado duro con la inversión, sino por un mal uso de las ventajas que se les dio a las SICAV. Un ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas cuando te ponen una alfombra roja para que inviertas.

Temas
Inicio