Compartir
Publicidad

Tus seguros y planes de pensiones subvencionarán al sector naval mediante ingeniería fiscal

Tus seguros y planes de pensiones subvencionarán al sector naval mediante ingeniería fiscal
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el último Consejo de Ministros se aprobó la modificación de una reforma en materia de planes de pensiones y se anunciaron medidas sobre los mismos a incorporar en la reforma fiscal (por ejemplo n supuestos de liquidez). Muchas se esperaban, pero he de reconocer que no estaba al tanto de que se iba a permitir que los seguros y los planes de pensiones subvencionasen al sector naval mediante ingeniería financiero-fiscal.

Si tenéis el estomago sensible no garantizo que no se os revuelva.

Un nuevo horizonte de inversión

El art. 3 del texto aprobado modifica el 50 del Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, que determina los bienes y derechos aptos para la inversión de las provisiones técnicas, vamos, resumiendo, en qué pueden invertir los seguros ( y los planes de pensiones privados), incorporando un nuevo tipo de activo:

Las participaciones en agrupaciones de interés económico del sector naval cuando la recuperación de la inversión y la rentabilidad se obtengan por la imputación de créditos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades, y los créditos fiscales registrados en el balance de la entidad aseguradora como consecuencia de la imputación de resultados de la agrupación de interés económico en la medida en que se compensen con bases imponibles positivas.

¿A nadie le suena? Una pista, empieza por Tax y termina por Lease. Si, claro, el Tax Lease que Remo ya os comentó hace tiempo. Consiste en favorecer la financiación de los buques, atrayendo capital privado mediante Agrupaciones de Interés Económico, para que, mediante un esquema de leasing, con amortizaciones fiscales aceleradas, generar fuertes bases negativas al comienzo y trasladarlas a los Impuestos de Sociedades de sidchos socios financieros.

Todo el mundo queda contento: los inversores sacan una golosa rentabilidad financiera, pero fundamentalmente fiscal, ahorrándose un buen pico de impuestos, los armadores consiguen financiación más barata y accesible, y los astilleros caraga de trabajo. Todo a a costa del contribuyente medio.

El pasado turbulento del Tax Lease

Como comentaba Remo, el Tax Lease español, no muy distinto del de otros países europeos, estaba en el punto de mira de Bruselas, lo que llevo a su parálisis y reforma.

Ahora bien, la aprobación de dicha reforma no impidió el dictamen de la Comisión que sancionaba a España y condenaba la devolución de los beneficios fiscales, una decisión recurrida ante el Tribunal de Justicia europeo por las empresas e inversores afectados, así como por el Gobierno español.

En definitiva, que una inversión subvencionada que riete tú de los huertos solares se acabo convirtiendo en un terreno de minas para los poderosos inversores (hay que generar fuertes beneficios para que la jugada sea interesante).

Resúmen de la jugada

Pero el Gobierno, que para algo es más listo que el español medio (o eso dicen algunos defensores de la tutela estatal), encontró la solución. Repasemos la jugada

  1. Hasta hace nada existía un producto financiero chollo para pagar menos impuestos (y de paso estimulaba y protegía al naval español).
  2. Europa acaba con el y exige la devolución de las bonificaciones fiscales a los inversores (si finalmente prospera lo lógico será que se dirijan contra España).
  3. Europa traga en principio con un nuevo régimen de Tax Lease, en esencia muy similar al anterior, pero ahora se abre los pequeños inversores a través de los planes de pensiones y los seguros.
  4. El Gobierno consigue de este modo un gesto hacia los astilleros (estratégicos dice él, carne de subvención digo yo), que buscan dichas facilidades financieras para su producción. El Gobierno no pode dinero (salvo el ahorro fiscal), lo pone el inversor, la Sra. María.

¿A nadie le escama que ahora los grandes inversores dejen sentarse a la mesa al pequeño ahorrador?

Y todo esto sin entrar en el tema de las garantías crediticias a la hora de la devolución de esas financiaciones. Pero vamos, teniendo en cuenta que son los mismos que en el 2013 introdujeron del mismo modo la posibilidad de inversión en valores del MAB (si, el de Gowex, Zinkia, los organizadores de bodas, etc), nada nos debería extrañar.

Más información | Ministerio de Economía, europa press

En El Blog Salmón | ¿Estratégico? Oui, C´est moi, Cómo salir adelante con los astilleros

Imagen | alfonsobenayas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio