Publicidad

La huella económica de Miguel Boyer, el ministro de economía "socialista liberal"

3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy ha muerto Miguel Boyer, exministro de Economía que ya ha escrito suficientes ríos de tinta a raíz de la expropiación de Rumasa y su affaire con Ruíz Mateos. No obstante, las páginas más importantes las escribió en el BOE en los tres años que estuvo de ministro de Economía con el primer Gobierno socialista de Felipe González.

Miguel Boyer fue un gran impulsor de la liberalización de la economía, que estaba intervenida en casi todos los campos desde el franquismo. La entrada de la Democracia se preocupó bastante del esqueleto legislativo alrededor de la Constitución y transición y la liberalización económica quedó relegada a un segundo plano. Muchas de las medidas que tomó Boyer siguen aún vigentes y han marcado en gran medida, el devenir de finales del siglo pasado.

El ministro del "socialismo liberal", la liberalización por bandera

Si Boyer hubiera sido ministro hoy con las reformas que puso encima de la mesa, sería el "ministro neoliberal" para muchos. La economía a principios de los 80 estaba prácticamente intervenida al completo, existían fijación de precios en todos los productos básicos y existían cupos de producción a todos los niveles.

Boyer introdujo la liberalización de horarios comerciales, comenzó la limitación de los servicios públicos locales sentando una ley de bases que está vigente hasta la actualidad, siguió en el camino de la liberalización de precios de agricultura, ganadería y pesca, reformó en primera instancia el código de comercio para darle cabida a nuevas figuras societarias que quedaron desfasadas y presionó muy a favor de la primera gran reforma de pensiones que hizo el PSOE en 1985.

Los cambios que se pusieron en marcha apuntaban todos a una apertura económica en todos los sentidos aunque no estuvo de cabeza visible en la reconversión industrial, papeleta que hizo Carlos Solchaga, siempre actuó como cabeza pensante del primer gobierno del PSOE en todas las áreas económicas.

No entró a saco en el sistema financiero, punto que le oí hace unos años en una conferencia afirmar que se arrepentía profundamente de no haber liberalizado antes, no entró a saco en el segmento de transportes y no impuso medidas adecuadas en el campo energético. Aquí las grandes carencias bajo mi punto de vista para un gobierno en los 80 que tenía que rehacerlo todo y cuanto más rápido mejor. Le faltó agilidad y rapidez, a pesar de que en el Parlamento el PSOE gozaba de una amplísima mayoría absoluta que hubiera facilitado muchísimo todas las reformas más ambiciosas.

No obstante, este primer Gobierno del PSOE tuvo que afrontar las primeras reformas para la posterior entrada en la CEE y los primeros pasos en una armonización impositiva con Europa. Cualquiera que tenga más de 35 años, podrá recordar el programa de nochevieja del ¡IVA86! y el glorioso sketch de Martes y Trece y "las empanadillas de Móstoles" con Encarna de noche, entre otros.

La reforma del mapa tributario impositivo de impuestos indirectos con la agrupación de todos ellos en el IVA que entró en vigor el 01/01/1986, fue diseñada por Miguel Boyer y su equipo económico, impuesto que era clave para la entrada posterior en Europa y la vía para una rebaja en los impuestos indirectos que estaban realmente disparados en los años 80. Esta reforma, se vio complementada con otra reforma de los impuestos directos, aunque le quedó pendiente la adaptación de la Ley General Tributaria de 1963 que estuvo vigente hasta el año 2003.

La ley de arrendamientos urbanos y la ley cambiaria, dos grandes avances en el tráfico mercantil

Dos leyes rubricadas en 1985 por Boyer fueron la ley cambiaria y del cheque, que se va a modificar ligeramente ahora y la ley de arrendamientos urbanos, que eliminaba el arrendamiento vitalicio que era tan habitual en el franquismo.

Estas dos leyes, apoyadas a la vez sobre la posibilidad de reconversión de viviendas en locales de negocio con bastantes menos trabas urbanísticas de las que tenían en 1985, fueron un gran impulso a los establecimientos comerciales y a la seguridad en el tráfico mercantil cuando los pagos se hacían mediante letras de cambio y efectos.

Las reformas a medio plazo y un final entre luces y sombras

Boyer salió por la puerta de atrás de los Gobiernos del PSOE y de los ministerios económicos, comentando las malas lenguas que fue por sus desavenencias con Alfonso Guerra y por la factura que le estaba pasando Rumasa.

Su paso posterior por la empresa privada, reconvirtiendo FCC, su acercamiento al PP, pidiendo el voto para Aznar en 1996, su permanencia en las FAES hasta la entrada de España en la guerra de Irak o sus columnas esporádicas en prensa, algunas tan fallidas como esta en el año 2009, no han de quitarle el mérito a uno de los ministros que impulsó fuertemente y en poco tiempo una serie de medidas imprescindibles para la economía, aunque no fueron las suficientes en su época ni tampoco las más aceptadas, la huella de Boyer ha marcado la economía de los últimos 30 años, para lo bueno y para lo malo.

En El Blog Salmón | Algunos datos económicos de la España de 1981

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir