Compartir
Publicidad

Apuestas y fútbol, una simbiosis interesante

Apuestas y fútbol, una simbiosis interesante
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ante la proximidad del clásico de la liga española, Real Madrid - Fútbol Club Barcelona, que se disputa este fin de semana, quizás sea oportuno resaltar la simbiosis que se está creando entre el negocio del fútbol y el negocio de las apuestas on-line y que, como buena simbiosis, genera efectos positivos para ambos.

En efecto, hasta hace no demasiado tiempo el único entretenimiento "adicional" para el deporte del fútbol eran las quinielas y, ocasionalmente, las "porras" en los bares y similares. Teniendo en cuenta que el fútbol no es, de por sí, un deporte especialmente entretenido (si la cosa se da bien, pueden verse 1, 2 o 3 goles por partido, pero no más; de hecho es una de las grandes barreras para su entrada en los Estados Unidos), sumar el factor de las apuestas les da una emoción añadida. Aqui es donde entran las webs de apuestas on-line. Populares en otros lugares del planeta, en España han hecho su aparición recientemente. Inicialmente, el abanico de las apuestas no era especialmente elevado: se podía apostar por un ganador, o por el empate. Poco a poco, se introdujeron nuevas alternativas: acertar el resultado, por ejemplo, o el número de corners que se lanzaría a lo largo del partido. Pero es que recientemente se han añadido nuevas funcionalidades que permiten apostar en tiempo real intentando adivinar, por ejemplo, qué equipo lanzará el siguiente corner, qué jugador marcará el siguiente gol, si habrá alguna tarjeta roja, si Ronaldinho marcará de falta directa... un montón, en fin, de variables sobre las que apostar.

¿Por qué digo que hay una simbiosis entre ambos negocios? Evidentemente, las apuestas consiguen más apostantes, y mayor volúmen de apuestas, porque el fútbol es de largo el deporte que genera mayor interés en España. Pero es que, con estas nuevas modalidades de apuesta, el fútbol también se beneficia ya que a través de ellas hay más gente que se engancha a ver los partidos. Como me decía un amigo no hace mucho, "hasta ver un Málaga-Getafe que acabe 0-0 puede ser emocionante" (dicho sea con todo el respeto para Málaga y Getafe, obviamente).

Quizás esto debería ser entendido por los responsables del fútbol que, en su intento por monopolizar y exprimir al máximo dicho deporte, consideran que las casas de apuestas ganan dinero "a su costa" y que deberían pagarles algún tipo de compensación por el uso de los nombres de sus equipos. Es una sociedad mutuamente beneficiosa, y no les convendría estrangularla: si la gente pierde interés por el fútbol (que parece la tendencia en los últimos años, con el fracaso de Pay per View y demás), no habrá nadie con ganas de comprar las camisetas que nos quieran vender.

También el Gobierno se muestra reacio a aceptar esta nueva modalidad de juego, ya que perjudica los intereses de las apuestas que ellos mismos gestionan a través de Loterías y Apuestas del Estado, entre las que se encuentra la propia quiniela de cuyos ingresos parte revierten en la Liga de Fútbol Profesional.

Aunque quizás haya que tener cuidado: como ocurre siempre que hay dinero de por medio, pueden surgir comportamientos fuera de la legalidad como el del árbitro alemán Hoyzer, condenado a la cárcel por amañar partidos . O vigilar el acceso de menores a este tipo de apuestas: la adicción al juego puede empezar de la forma más inocente.

Más información | Internet apuesta por la Liga Más información | Se confirma la queja de las casas de apuestas contra el Gobierno español

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos