Publicidad

La tarta televisiva de la Champions League: despilfarro y corrupción

La tarta televisiva de la Champions League:  despilfarro y corrupción
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los políticos tienen bien aprendida la lección. Se deben usar sistemáticamente determinados términos, determinados conceptos, para que, independientemente de su correspondencia con la realidad, vayan calando en la sociedad. Así, en los últimos años desde el PSOE se han usado expresiones como crispación, o derecha extrema para referirse al PP. Este, en la época de Aznar, acuño el latiguillo de despilfarro y corrupción. Y lo uso tanto, que hasta los guiñoles de Prisa hacían chanzas sobre él mismo.

Lo gracioso es que el editorial de hoy de El País me ha recordado sobremanera al famoso eslogan. La gente de El País esta escandalizada a cuenta de que TVE, en colaboración con la Forta y Mediapro, se haya llevado el gato al agua de la Champions League. Les cuesta creer como una Televisión Pública, que ha tenido que ser salvada del abismo por el Gobierno, que ha obligado a todos los españoles a hacerse cargo de una deuda colosal, intervenga en el mercado privado de esta manera, distorsionándolo. Vamos, que lo cuentan ellos pero que muy bien. Y coincido plenamente con sus argumentos. Casi se me escapa una lagrimita. Estoy emocionado. Y preocupado a ver si se nos han vuelto liberales.

Pero no. Me temo que no va ser eso. Para ser liberales los chicos de Prisa deberían mirar al pasado y ver de que modo han llegado hasta su actual posición empresarial. Si echan la vista atrás verán como en las postrimerías del franquismo, y más tarde en la democracia, hubo quien con dinero público hizo golosos negocios privados, aprovechándose del mercado de los libros de texto. También podrán contemplar, escandalizados con sus nuevos ojos liberales,los criterios de adjudicación de las emisoras de radio que hoy conforman la primera cadena nacional. Por no hablar de como acabaron con Antena Tres Radio, a través de una operación empresarial contra ley, según los tribunales. Pero no van a hacer nada de esto, luego solo queda el lloriqueo del que pierde. Vae victis, Zapatero no paga a sus fieles.

Este episodio, de todos maneras me ha valido para comprobar lo acertados que están los eurodiputados. Ciertamente los blogs son un peligro para la veracidad de la información. Los blogs deben tomar ejemplo de lo bien que tratan los medios de comunicación tradicionales la información. Con que imparcialidad, con que clase. Y es que no hay más que ver el modo en que Javier Ruiz, en la Cuatro, nos comunica que su cadena ha perdido. De manual de periodismo. Si la memoria y Google no me fallan, es el mismo profesional que manejó el dossier anónimo sobre los negocios de Francisco González, presidente del BBVA.

Ciertamente los Blogs no estan a la altura. Este es un negocio para gente seria. Para gente que se implica. Para gente que realiza sacrificios. Y, como en todas las guerras, ya se sabe cuál es la primera víctima.

Vía | El País

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir