Compartir
Publicidad

#Oligopoly2: el imperio eléctrico contra todxs (y los rebeldes también)

2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el 2012, uno de los grandes éxitos de Salvados fue el programa dedicado a las eléctricas. El terreno estaba abonado, con subidas del precio de la energía, la crisis económica y un adversario, el oligopolio eléctrico, fácil de identificar y odiar. Pues bien, la Plataforma por el Nuevo Modelo Energético retoma el testigo y lanzó este año #oligopoly2, el imperio eléctrico contra todxs.

¿Qué puedo decir sobre este documental? Que compartiendo buena parte del diagnóstico, que no todo, uno cree que las terapias recomendadas no son las correctas, pues en esencia lo que se acaba defendiendo es más intervencionismo público, exactamente lo que nos ha llevado hasta aquí, exactamente lo que protege a aquellos que critica. Pero veamos a bote pronto alguna de las notas que iba apuntando secuencialmente según iba viendo el video.

Ya empezamos mal cuando nos venden las energías renovables como el único sector donde España era referente. Digo yo que alguno más también somos referentes pocos pero algo hay, a poco que rebusquemos (y alguno sin contar con soporte estatal). Y este comienzo del documental ya me empieza a a dejar un tanto frío.

El deficit de tarifa y lobbies para todos

Uno de los puntos importantes de estos documentales es la explicación, que para el hombre de la calle es difícil de entender, del llamado deficit de tarifa, y de la coexistencia en la misma empresa de beneficios crecientes y endeudamientos abultados. Lo que no se si se deja tan claro es que esos beneficios contables, y que se publican y distribuyen, sólo lo serán realmente si dicha deuda generada por el deficit de tarifa es efectivamente pagada. En caso contrario, la crisis que hemos estado viviendo hasta ahora sería una broma.

En #oligopoly2 se denuncia la campaña de descrédito contra las renovables por considerar que su existencia, con el esquema de primas que se aplicaba, era la responsable del deficit de tarifa. Y me parece bien que señalen que en este mercado eléctrico, aunque me cuesta denominarlo así, las eléctricas tradicionales contribuyen, a través de, enrevesado sistema de fijación de precios, y atendiendo a sus propios intereses, a la generación de dicho deficit.

Estando de acuerdo en ello, me preocupa que más allá de hablar de puertas giratorias, que existen, como en otros sectores, no se incida especialmente en que este cacao en que nos hallamos ha sido parido por un intervencionismo brutal. Pocos casos hay más claros de regulación a favor de grupos de interés claramente definidos. Y es que no es cierto que, como señala un catedrático en el documental, en el el mercado eléctrico (que no es tal) hay dos grandes grupos, las grandes compañía por un lado y la sociedad por el otro. Más bien habría tres:

  • Las grandes compañías eléctricas por un lado, con su lobby. Grandes compañías beneficiarias de un sistema confesional que les beneficia claramente.
  • El lobby de las renovables. Supongo que no hace falta que de apellidos de al menos dos familias claramente beneficiadas con el esquema de las renovables que se impulso con los gobiernos del PSOE. Es más, alguna de estas familias empezó como muñidor de la fotovoltaica, y cuando empezaron a abandonarla en favor de la eólica, muchos nos dimos cuenta de que la fotovoltaica lo iba a pasar mal. Y junto con estos, multitud de personas que pasaron de la especulación inmobiliaria a la energética gracias a sus contactos con la administración (reclasificación de terrenos, subvenciones, cazaprimas, etc...). Si, aquí hay cooperativas de consumidores, idealistas de todo tipo, pero también fuertes intereses empresariales, algunos vinculados a grupos empresariales tan o más potentes que los del punto anterior.
  • Ah sí, la sociedad. Sociedad que como se comenta en el documental fue durante bastantes años beneficiaria de una rebaja de precios considerable en un escenario en el que el precio del crudo se disparaba. Sociedad que ni preguntaba ni quería preguntar cómo era posible este milagro.

Seguridad jurídica selectiva

Hablar de liberalización del mercado eléctrico en España es una broma. Incluso hablar de mercado, como he señalado al principio. Lo que hay es una lucha entre distintos clanes que pasan por allí, y que ven en en ese río de dinero supervisado por el Estado una inmensa oportunidad de negocio.

Un apunte que me interesa especialmente es el de la intervención en el video de Jorge Fabra, expresidente de Red eléctrica, que a veces es presentado como tal y otras como fundador de Economistas Frente a la Crisis (un think tank de nuestros Sagastas del siglo XXI). Es un señor que, con independencia de compartir lo que dice o no, se nota que tiene la cabeza muy bien amueblada. Es especialmente interesante su denuncia de cómo el recorte en las primas afecta a la visión de España por parte de los inversores, a la prima de riesgo, a la seguridad jurídica, etc...lo comparto plenamente.

Lo que me gustaría saber es cómo casa esa exigencia con la defensa, desde ese mismo colectivo, de medidas en el ámbito hipotecario que claramente van contra dicha seguridad jurídica. Es un tanto inconsecuente y electoralista, rayando en lo incomprensible:

Parece una medida equilibrada y justa que no afecta –como se ha dicho- a particulares sino a entidades financieras y no tiene carácter permanente sino transitorio. Al fin y al cabo, entre los intereses particulares de las entidades financieras y el interés general, éste último debería prevalecer.

Aquí, la seguridad jurídica y los inversores, ni están ni se les espera. Y es que el denominado interés general siempre acaba siendo muy particular. ¿O no?

Más información | Instituto Juan de Mariana, Solarweb, Traficantes de sueños En El Blog Salmón | ¿Dónde está la rentabilidad de las energías renovables?, Iberdrola Renovables: La madre de todas las Operaciones Financieras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio