¿Qué es el consumo privado?

Sigue a El Blog Salmón

supermercado


Desde que se inició la crisis económica actual allá por 2008 no dejamos de leer y escuchar noticias que apuntan a una caída del consumo en nuestro país. Por ello, en la sección de Conceptos de Economía de esta semana explicaremos qué es el consumo y cuáles son los principales factores que lo condicionan. Para ser más exactos, nos centraremos en el consumo privado de las familias o economías domésticas.

Para empezar, podemos definir el consumo privado como el gasto de las familias o consumidores en bienes y servicios, principalmente de las siguientes tres categorías:

  • Bienes duraderos: aquellos bienes que una vez adquiridos pueden ser utilizados un gran número de veces a lo largo del tiempo, como un coche o un reproductor de música.

  • Bienes perecederos: aquellos que pueden dejar de ser útiles en un breve plazo de tiempo ya sea por su propia naturaleza, por las condiciones de conservación que precisan o por razones de mercado. Por ejemplo, los alimentos o la ropa.
  • Servicios: conjunto de actividades intangibles que son necesarias para el ser humano, como la educación, la sanidad o el transporte.

Cuando hablamos de consumos nos referimos al gasto de las familias y empresas en bienes finales que no van a ser utilizados para producir otros bienes. Por ejemplo, si una persona adquiere un ordenador para navegar por Internet, ese gasto se considera consumo. En cambio, si esa misma persona adquiere el ordenador para llevar la contabilidad de su empresa, está adquiriendo un bien que utilizará indirectamente para producir otros bienes, por lo que se considera inversión empresarial, ya que el ordenador es utilizado como un bien de capital.

¿De qué factores depende el consumo?

El consumo privado suele ser el mayor componente de la demanda agregada de los países desarrollados y su cálculo es bastante complejo ya que está determinado una serie de factores condicionantes que analizaremos a continuación: la renta disponible de cada año, la renta permanente, la hipótesis del ciclo vital y el efecto-riqueza.

La renta disponible de cada año

Se trata del factor que más influye en el consumo de un país. A más renta disponible mayor consumo, y viceversa. La demanda de consumo depende del volumen de renta de los consumidores.

Aunque las rentas sean muy bajas, siempre existe cierta demanda de consumo, lo que se llama consumo autónomo, ya que incluso quién no tiene casi nada debe consumir para sobrevivir. Cuanto mayor sea la renta, mayor será el consumo, lo que hace que la función de consumo sea creciente con la renta.

La renta permanente

Nos referimos al nivel de renta que percibiría un hogar una vez eliminadas las influencias temporales o transitorias, como sería el caso de unos beneficios o pérdidas imprevistos. Según la teoría de la renta permanente, el consumo responde principalmente a la renta que se tiene por término medio independientemente de sucesos aislados.

Este enfoque supone que las familias reaccionan de distinta manera según sea el tipo de perturbaciones que afecten a la renta que perciben normalmente. Si la variación en la renta parece duradera, los consumidores tienen a consumir una gran parte del aumento de renta. En cambio, si la perturbación es aislada, los planes de consumo no sufrirán una alteración significativa.

La hipótesis del ciclo vital

Esta hipótesis supone que las personas ahorran con el fin de que el consumo a lo largo de su vida sea uniforme. Así, muchos aspiran a tener una renta suficiente para jubilarse con holgura. Por ese motivo se tiende a ahorrar para cuando llegue la edad de jubilación poder disponer de unos ahorros complementarios a la pensión oficial, la cual siempre es inferior al sueldo de cuando uno está laboralmente en activo.

Esta hipótesis da lugar, por ejemplo, a la contratación de planes de seguro privado (aparte del abono obligatorio de las cuotas de la Seguridad Social) y aumenta el ahorro de los trabajadores de edades intermedias para seguir disfrutando de renta suficiente una vez jubilados.

El efecto-riqueza

El efecto-riqueza es un factor que también influye notablemente en la cantidad de consumo. Supongamos que dos consumidores ganan lo mismo al año, pero uno de ellos dispone de un ahorro de 120.000 euros en una cuenta corriente y el otro no. Aparte de su sueldo, el primero dispone de riqueza adicional para consumir y el segundo no.

Esta circunstancia es conocida como el efecto-riqueza y condiciona significativamente el consumo de las personas. No obstante, dado que la riqueza no suele variar rápidamente de un año a otro, este efecto no suele provocar variaciones significativas en el consumo.

En El Blog Salmón | El negocio consumerista es muy jugoso, Los nuevos hábitos de consumo de una Europa cada vez más pobre
Imagen | donebythehandsofabrokenartist

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios