¿Quienes son los consumidores?

Síguenos

consumidores


Siguiendo con nuestra sección de Conceptos de Economía, en esta ocasión vamos a explicar quienes son los consumidores. Para ello, analizaremos cuáles son las variables que influyen sobre los mismos a la hora de decidir qué consumir así como la composición de las familias.

Los consumidores se agrupan en familias o economías domésticas y son los agentes económicos encargados de decidir racionalmente sobre cuestiones relacionadas con el consumo, es decir, sobre cuáles son los bienes y servicios que mejor satisfacen sus necesidades. En dicha decisión influyen principalmente dos variables que estudiaremos a continuación.

¿Qué variables influyen sobre el consumidor?

1. Las preferencias. Los gustos o preferencias de cada consumidor son un factor totalmente subjetivo que afecta a su consumo. En el mundo no hay dos personas iguales, y lo que para una persona puede ser importante a la hora de tomar la decisión de consumir, para otra persona puede no significar nada.

Así, ante dos o más bienes o servicios de iguales características y que satisfacen la misma necesidad, unos consumidores deciden entre uno u otro en función de su precio, otros en función del mejor etiquetado, otros según el respeto al medio ambiente de cada uno de los bienes y otros según la recomendación de su vecino. Por tanto, la decisión depende en gran medida de los gustos o preferencias de cada persona.

2. El nivel de renta. En numerosas ocasiones, incluso teniendo bien definidas las preferencias, no se puede satisfacer la necesidad de adquirir un determinado bien o servicio por la sencilla razón de que no nos lo podemos permitir. Quizás para muchas personas un Ferrari valorado en 150.000 € sea un bien muy deseado. Sin embargo, nuestro nivel de ingresos se convierte en un factor decisivo a la hora de tomar la decisión de comprarlo.

En términos generales, el nivel de ingresos condiciona la capacidad de gasto. No obstante, hasta las personas más ricas del mundo tienen que ajustarse a un presupuesto debido que las necesidades humanas son ilimitadas y el nivel de renta, por muy alto que este sea, siempre responde a un número finito.

Aunque en la toma de decisiones final relativa al consumo ambas variables tienen su importancia, el factor más relevante es el nivel de ingresos, dado que de nada vale tener las preferencias bien definidas si después no se cuenta con la cantidad de dinero necesaria para satisfacerlas.

La composición de las familias

Como hemos señalado al principio, los consumidores se agrupan en familias o economías domésticas, aunque no todos participan de igual forma en el proceso productivo e incluso algunos no lo hacen. Si nos centramos en el papel que juega cada uno de ellos en el consumo, claramente podemos diferenciar cuatro figuras:

a. Empresarios. Son quienes organizan y coordinan la actividad productiva para lograr unos objetivos previamente establecidos. La figura del empresario varía según el tamaño de la empresa: en las pequeñas y medianas empresas (pymes), normalmente la propiedad y gestión de la misma están reunidas en una misma persona; mientras que en las grandes empresas, propietario y empresario son personas distintas.

En cualquier caso, el fin del empresario es el de proporcionar a los consumidores bienes y servicios con los que satisfacer sus necesidades a cambio de una remuneración económica que siempre tratarán de maximizar. Sin embargo, el empresario también es consumidor además de empresario, ya que como todo ser humano tiene unas necesidades que cubrir.

b. Trabajadores. Son el elemento humano que, bajo la dirección del empresario, participa en el proceso productivo, aportando su trabajo a cambio de un precio denominado salario. Los trabajadores son un elemento valioso dentro de la empresa y sus capacidades son susceptibles de mejorar a través de la formación y la experiencia, razón por la que algunos autores se refieren a ellos como el capital humano de la empresa.

Actualmente, se utiliza el término trabajo para referirse a la actividad humana que cumple las siguientes características:

* Voluntario. No es una relación obligada ni forzada.
* Personal. El trabajo debe ser realizado por la persona contratada para ello y no se admiten sustituciones.
* Por cuenta ajena. Los frutos o el producto del trabajo no pertenecen al trabajador, sino al empresario.
* Dependiente. El trabajador está bajo la disciplina y dirección del empresario.
* Remunerado. El trabajador recibe un salario a cambio del trabajo realizado.

c. Rentistas. Aunque el trabajo es la principal fuente de ingresos para la mayoría de las familias, esta no tiene por que ser siempre la única. El capital y los recursos naturales son factores de producción propiedad de las personas que pueden actuar como fuentes generadoras de renta para las familias.

A las personas que no viven de su trabajo por hacerlo únicamente de estas otras rentas se les denomina rentistas. Por ejemplo, una persona que posee varias viviendas y se dedica a alquilarlas para vivir de esa renta es un rentista.

d. Consumidores estrictos. Bajo esta denominación se agrupa a todas las personas que no participan en el proceso productivo de forma alguna, como, por ejemplo, los estudiantes, aquellas que se dedican a labores del hogar, los jubilados o los niños.

Bibliografía: Economía. Anxo Penalonga Sweers. Editorial McGraw Hill

En El Blog Salmón | ¿Qué es el consumo privado?
Imagen | Dell’s Official Flickr Page

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios