Síguenos

hucha


El año está a punto de acabar y con el comienzo de 2013 no seremos pocos los que nos propongamos nuevos hábitos que nos permitan poner en orden nuestras finanzas personales. Con una crisis económica a nuestras espaldas que ya dura cinco años, todo a nuestro alrededor ha cambiado respecto a aquellos maravillosos años de crecimiento desproporcionado, gastos superfluos, burbuja y crédito fácil.

La situación hoy en día es mucho más dura que entonces. Sin quererlo, hemos hecho un viaje de ida hacia la pobreza para el que seguramente no estábamos preparados. Ahora hemos de acostumbrarnos a vivir más humildemente. La época de los excesos ya pasó y nada volverá a ser como antes, no al menos en los próximos años. Ante esta situación, ¿como deberíamos afrontar el próximo año? Aquí van cinco consejos elementales que ya todos deberíamos saber pero que no está de más recordar:

  • Confecciona un presupuesto mensual en el que aparezcan reflejados todo y cada uno de tus gastos: hipoteca, vehículo, préstamo personal, teléfono, electricidad, alimentación, ocio, etc. Sólo de esta forma serás consciente de lo que tienes que pagar. Ajústate a ese presupuesto y evita cualquier compra por impulso que no aparezca en el mismo.

  • Elimina tu deuda y, obviamente, no te endeudes más. Si no puedes pagar algo al contado es porque no puedes permitírtelo. Las tarjetas de crédito no son tus amigas así que evita en la medida de lo posible recurrir a las mismas. Utiliza tus ahorros para pagar tus deudas actuales. Mi consejo es que pagues primero las más pequeñas, ya que de esta forma te motivarás y querrás ahorrar más y más para seguir pagando.
  • Controla tus gastos diarios. Usa libreta y papel y anota cada gasto que tengas, por insignificante que parezca. Sólo de esta forma serás consciente de por donde se te va el dinero.
  • Mucho cuidado con dónde inviertes tu dinero. Con el tema de las preferentes muchos ya habrán escarmentado. Piensa que nadie regala nada y huye de los productos financieros que comporten un riesgo importante. Elige sólo aquellos productos cuyo funcionamiento comprendas, aunque la rentabilidad de los mismos no sea excesivamente elevada. Si te atreves con la bolsa, ponte en manos de asesores expertos.
  • Ante cualquier decisión económica que implique un gasto plantéate previamente todos sus pros y contras. No compres por impulso, sé racional. Compara precios y si es posible aplaza la compra un par de días.

En definitiva, el mejor consejo que te puedo dar para afrontar el próximo año es que uses la cabeza en cada momento y seas lo más racional posible. Desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a vivir en una sociedad de consumo en la que el dinero desaparece de nuestras manos como por arte de magia. Además, las perspectivas para el año que comienza no son nada halagüeñas por lo que no existen indicios que nos hagan pensar que viviremos mejor que este año, sino más bien al contrario. La clave no es tener más, sino necesitar menos.

En El Blog Salmón | El crédito barato llama al endeudamiento, Se confirma que ahorrar en tiempos de crisis es imposible y El ahorro es mejor que el gasto en tiempos de crisis
Imagen | Images of Money

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios