Compartir
Publicidad

Aplazar el objetivo de déficit es una buena idea

Aplazar el objetivo de déficit es una buena idea
Guardar
11 Comentarios
Publicidad

España quiere aplazar el cumplimiento de su déficit, no es ningún secreto. Luis De Guindos lo ha dejado caer en alguna ocasión, incluso se comenta que ya se ha conseguido, y tanto el presidenciable Pedro Sánchez como Albert Rivera se han mostrado de acuerdo en que es una medida necesaria. En nuestra opinión, es una buena idea.

España ha hecho muchas reformas en los últimos años y, pese a ello, no se ha conseguido cumplir religiosamente los sucesivos objetivos de déficit año tras año. En 2016 la meta se sitúa en el 2,8 % del PIB, frente al 4,5 % en que se cerró el pasado ejercicio. De mantenerse este calendario habría que hacer un ajuste fiscal de unos 20.000 millones de euros este año, y estamos ya en marzo, con un gobierno en funciones y unas más que probables elecciones generales en junio.

Obviamente, la meta es complicada. Tendría mucho más sentido aplazar este objetivo de déficit al menos un año, hasta 2017. A cambio, sin duda, España tendría que comprometerse a mantener su senda reformista y a no dar marcha atrás en los pasos ya andados. Desde un punto de vista político esto supondrá un jarro de agua a los objetivos iniciales de Pedro Sánchez.

Como siempre señalamos, la reducción de déficit hay que tomarla con calma. Vale que no perdamos de vista la dramática situación actual (somos el quinto país del mundo con mayor déficit público), pero tampoco caigamos en el error de asfixiar con nuevos recortes a la ciudadanía: esta no lo soportaría.

En El Blog Salmón | Hemeroteca del déficit público: Bruselas 3 - España 0

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos