Compartir
Publicidad

Alexander Hamilton, el padre de la economía de EEUU

Alexander Hamilton, el padre de la economía de EEUU
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Alexander Hamilton es uno de los considerados padres fundadores de Estados Unidos, aquellos que idearon el país en buena parte de como es ahora. Varios de estos padres fundadores como George Washington o John Admas llegaron a ser presidentes del país, aunque no es el caso de Hamilton. En cambio, se puede decir que Hamilton fue el que puso las bases de la economía de Estados Unidos.

Entre otras cosas, Alexander Hamilton fue el primer Secretario del Tesoro (o ministro de economía) y también el fundador del primer banco central de Estados Unidos, mucho antes de la Reserva Federal que conocemos ahora. Pero también tuvo otras medidas que veremos más adelante.

Orígenes

Como el resto de los padres fundadores, Hamilton nació en el nuevo continente, pero no en lo que hoy es Estados Unidos, sino en lo que hoy es San Cristóbal y Nieves en 1755 ó 1757 (no queda muy claro). Al haber nacido fuera de matrimonio, no tuvo acceso a la educación de la iglesia. Además perdió a sus padres muy joven y al primo que lo cuidó tras la falta de estos. Dado su talento fue enviado al Kings College de Nueva York, actualmente la Columbia University y nunca volvió al Caribe.

En Nueva York se identificó pronto con la causa revolucionaria y, poco después, se unió al ejército revolucionario; llegando pronto a trabajar para el mismo George Washington. Para él desempeñó tareas de espionaje, política, diplomacia... Hamilton fue soldado y político antes que economista y hombre de estado. Esta facción vendría más tarde.

Políticamente, Hamilton estaba en desacuerdo con los artículos de la Confederación, que impedían al Congreso Continental (que era la autoridad entre los estados) imponer impuestos. La falta de medios del congreso debilitaba la unión y la capacidad de la misma de perdurar frente a las fuerzas coloniales. Hamilton a lo largo de su vida defendió un gobierno central fuerte frente a los derechos de los estados.

Hamilton después de la independencia

Tras la firma del tratado de París, en el que Gran Bretaña reconocía la soberanía de los Estados Unidos de América, Alexander Hamilton vuelve a Nueva York donde trabajará como abogado, pero también fundó el Bank of New York.

El Bank of New York ha permanecido hasta nuestros días, porque aunque actualmente no es una empresa independiente, se fusionó en 2007 con la Mellon Financial Corporation, siendo el resultado el actual Bank of New York Mellon, uno de los principales bancos de inversión del mundo.

Esto no mantuvo a Hamilton fuera de la política, sino que fue parte de la asamblea de Nueva York. Además fue enviado como parte de la comisión que escribiría la Constitución de los Estados Unidos. Defendiendió algunas ideas como el servicio del presidente y de los senadores de por vida, que serían utilizadas por sus enemigos para atacarlo como “monárquico”. Después sería uno de los autores de los Federalist Papers, que eran documentos con el objetivo de convencer a los Estados (especialmente a Nueva York) de que aceptaran la Constitución salida de la convención de Filadelfia.

Además se fue enemistando con Aaron Burr, aunque trabajaron juntos en algunos proyectos, como la Compañía de Aguas de Manhattan. Esta no hizo un buen trabajo con el agua corriente, pero sí fue la precursora del Manhattan Bank y que se fusionó con el Chase Bank, que sigue operando hasta nuestros días (actualmente como parte de JP Morgan Chase Bank).

Pero el haber sido parte de la fundación de dos de los grandes bancos de Estados Unidos en mi opinión no es lo que lo convierte como el padre de la economía de Estados Unidos, sino su trabajo como primer secretario del tesoro de Estados Unidos, además bajo la presidencia de George Washington.

Hamilton primer secretario del Tesoro

George Washington fue elegido como primer presidente de Estados Unidos por el colegio electoral debido al prestigio que tenía en aquel momento tras haber liderado las tropas a la victoria. Necesitando montar su gabinete, acaba con Alexander Hamilton como secretario del Tesoro. Su primera tarea será mejorar la solvencia de la nueva nación, que no era muy buena.

Tanto los estados como el Congreso estaban endeudados por la guerra de la revolución, Hamilton consideraba que esta deuda era el precio pagado por la libertad. Así que, como ya contamos hace tiempo en estas páginas, hizo que el gobierno federal asumiera la deuda de los estados. Muchas de ella tomada como obligaciones con aquellos que habían combatido.

Hay que destacar que mucha de esa deuda había cambiado de manos, y estaba en manos de especuladores. Hamilton defendió que la deuda debía pagarse a los especuladores (muchos de ellos que la habían llegado a comprar por céntimos al dólar), porque los vendedores no confiaban lo suficiente en la Unión si habían vendido las obligaciones sobre la misma.

Hamilton fue proteccionista con las importaciones, por dos motivos. Primero porque necesitaba una fuente estable de ingresos para el gobierno federal de los recién formados Estados Unidos, segundo porque creía que el proteccionismo podría ayudar al crecimiento económico.

En general la fiscalidad impuesta por Hamilton, aparte de los mencionados aranceles, se basó en impuestos al whiskey y bebidas espirituosas. Si lo pensamos, existen ciertos impuestos que no han cambiado mucho en siglos, resulta muy fácil poner impuestos en los vicios.

El primer banco central de Estados Unidos, y el dólar

El otro gran mérito de Hamilton fue montar el primer banco central de Estados Unidos con capacidad de acuñar moneda. Para ello se concedió la capacidad de hacerlo al First Bank of the United States durante veinte años. La idea es que el banco tendría capital privado en su mayoría, pero un quinto sería propiedad del Congreso. Como las finanzas del Congreso no lo permitían, este se endeudó con el recién creado banco para financiar su propiedad.

Alexander Hamilton modeló el First Bank of the United States basándose en el Banco de Inglaterra, que había estudiado en profundidad. El funcionamiento de este banco no quedó exento de críticas, ya que los estados del sur afirmaban que Hamilton utilizó este banco para beneficiar a los estados del norte. Estas y otras muchas tensiones acabaron provocando la guerra civil de Estados Unidos, pero eso es otra historia.

La otra gran institución que creó Hamilton fue el dólar, hasta el momento en Estados Unidos la moneda que más circulación tenía eran los pesos españoles, o piezas de a ocho que conocemos por las películas de piratas. Con el Acta de acuñación de 1792 se creó la United States Mint, que desde entonces imprime los dólares y acuña las monedas que circulan en los Estados Unidos.

Hamilton tuvo que dejar su posición en el gobierno en 1795. ¿Incompetencia? En realidad no, el motivo detrás fue el escándalo público cuando se descubrió que había sido infiel a su mujer, con María Reynolds.

Aún así Hamilton siguió siendo un personaje importante y al servicio público después del escándalo hasta su muerte en un duelo con Aaron Burr, vicepresidente de Estados Unidos después de que lo llamase indigno para ocupar el puesto de gobernador de Nueva York. El 11 de Julio de 1804 en Nueva Jersey Burr disparó e hirió a Hamilton de muerte, que falleció al día siguiente. Las evidencias hacen creer que Hamilton disparó primero, pero no fue capaz de disparar a Burr el cual aprovechó la ocasión para vengarse del hombre que le había quitado el acceso a las posiciones de poder.

No se trata de que Hamilton haya sido perfecto, pero si repasamos su obra, claramente se puede considerar que estableció las bases financieras hace más de doscientos años de lo que hoy es la primera potencia económica mundial.

Para aquellos que estén interesados, existe una exposición sobre Hamilton en la New York Public Library hasta el 31 de Diciembre de 2016, si Nueva York no nos pilla a mano, podemos visitar virtualmente en este enlace.

En El Blog Salmón | Por primera vez en la historia una mujer tomará las riendas de la Reserva Federal

Imagen | David McSpadden

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos