Síguenos

dinero


El otro día conocimos que el déficit público español ascendería al 10,2 % de haberse incluido en el mismo el rescate de 40.000 millones al sistema financiero. Aún excluyéndolo, tal y como nos permite Bruselas, el desajuste fiscal de las cuentas públicas rondará el 7 % del PIB. En un contexto de fuertes recortes y subidas impositivas, no podemos sino tomarnos este dato como un fracaso del Gobierno, y les explico por qué.

Pienso que cuando Rajoy llegó a La Moncloa creyó que con un año de duros ajustes del gasto público conseguiría aportar fortaleza a las cuentas públicas del Estado. Sin embargo, los datos demuestran que a pesar de los duros recortes en partidas hasta ahora intocables como la educación o la sanidad, de las subidas de impuestos, de quitarle una paga extra a los funcionarios o de no revalorizar las pensiones, el escenario sigue siendo igual de dramático.

Aunque se contengan mucho los gastos públicos, esto no sirve de nada si paralelamente no conseguimos incrementar los ingresos, o cuanto menos, mantenerlos. Sin embargo, en un contexto de austeridad máxima el crecimiento se frena, lo que lastra la recaudación y ello a su vez nos obliga a hacer nuevos ajustes en gastos. De esta forma, entramos en un bucle infinito de difícil solución: la pescadilla que se muerde la cola. Y no, gastar por gastar de nuevo tampoco es la solución.

El problema se hace aún más latente porque a la espera de que Bruselas revise nuestro objetivo de déficit para los próximos años, lo que está claro es que habrá que seguir reduciendo el desajuste hasta llegar al 3 % pactado. Para conseguirlo, y visto que no hay ningún interés por parte de nuestro Gobierno de meter la tijera en el sector público empresarial para acabar de una vez por todas con esa administración paralela y clientelar que alimenta a familiares y amigos de los políticos, no va a quedar más remedio que seguir reduciendo gastos y fortaleciendo ingresos.

Se otean nuevos y severos ajustes en el horizonte, vuelve a peligrar la paga extra de los funcionarios y las subidas impositivos no sólo se mantendrán durante este año, sino que muy probablemente se acrecentarán aún más. ¿IVA al 23 %? ¿Consolidación de las subidas del IRPF y del IBI? Se admiten apuestas.

No se barajan más opciones porque ya estamos preintervenidos de facto por Europa. El manual para salir de la crisis que manejan desde Bruselas es inalterable y aplicable a cualquier país con problemas, ya sea Grecia, Portugal, Italia o España. Pese a que las medidas aplicadas no están dando las soluciones deseadas, nadie plantea soluciones alternativas. Como resultado, el empobrecimiento de la sociedad española roza cotas históricas y extremadamente preocupantes.

¿Aún sigues confiando en que 2013 sea el año de los brotes verdes?

En El Blog Salmón | Deuda, déficit y romper la baraja, Las cifras mienten: el rescate financiero colocaría el déficit por encima del 10 /a> y 2012 cerrará con un déficit por debajo del 7 con récord de emisión de deuda pública
Imagen | Images of Money

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios