Síguenos

Bitcoin

Ahora que ha pasado un poco de tiempo sobre el crash del bitcoin, la quiebra de la banca chipriota y demás ruidos, creo que es un buen momento para hablar en más profundidad sobre algunos flecos que quedan abiertos en el bitcoin.

Porque el problema que le veo al bitcoin es que tiene más incógnitas que puntos cerrados. No se trata sólo de el origen misterioso de la moneda, ni de su comportamiento inestable en los mercados (algo que me parece completamente normal dado lo novedoso del concepto). Se trata de que existen muchos puntos abiertos sobre la misma.

Para empezar los dilemas de seguridad, como destaqué cuando hablé por primera vez hace casi un par de años. De momento la moneda no ha sido falsificada, pero sí se ha atacado a los monederos o se han infectado ordenadores ajenos para ponerlos a fabricar monedas, algo que en principio va en contra del espíritu que la ha impulsado para asemejarse al oro.

Tampoco está claro que dentro de un tiempo no acaben apareciendo más monedas virtuales equivalentes, de modo que empiece a haber más monedas que puedan hacerle competencia a bitcoin.

Si me parece interesante la tesis de GurusBlog, que afirman que lo que ha conseguido Bitcoin es hacer instantáneos los pagos, sin necesidad de entidades financieras tradicionales que necesitan más tiempo para mover dinero de un lado a otro en la época de las transacciones electrónicas.

Por otro lado, como señala Sala-i-Martín, de momento los bitcoins no se están utilizando, casi, para transacciones reales. Es cierto que se ha vendido un coche, que se pagó una pizza por una cantidad millonaria hace tiempo, aunque no a la pizzería, sino a un intermediario. Pero que una de las pocas tiendas que acepta bitcoins sea silkroad que vende drogas no da buena impresión. El mismo autor destaca que las monedas son instrumento de cammbio, no de especulación. Algo que es para lo que parece que la gente está empleando los bitcoins.

En la especulación de los bitcoins es a donde quería llegar, al contrario que mi compañero Marco, no creo que el interés por esta moneda sea precisamente por la especulacion voraz de los mercados, sino por la falta de activos de calidad.

Actualmente me cuesta mucho encontrar activos de calidad (seguros) donde depositar los ahorros. Existe incertidumbre sobre el euro, sobre el dólar, sobre el yen, sobre la libra, sobre el yuan… Existen pocas monedas que tengan buen aspecto. También pocas empresas que tengan una perspectiva sin dudas en el futuro. La incertiduumbre aa la que nos enfrentamos es exagerada. No me extraña que nos aferremos a cualquier clavo ardiendo para depositar nuestros ahorros, aunque sea virtual.

En El Blog Salmón | El tiovivo del bitcoin ya ha comenzado ¿quién quiere usar bitcoins?
Vía | BBC, Ludwig von Mises Institute
Imagen | Glen Cooper

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios