Fondo de Reserva de la Seguridad Social, el engaño contable con la deuda pública española

Síguenos

activos-fondo-reserva-seguridad-social.jpg


El Fondo de Reserva de la Seguridad Social es “la hucha” famosa sobre las pensiones que se habla cada día que se toca el tema. Este fondo, el cual fue el protagonista camuflado de este post, se nutre principalmente de los sobrantes presupuestarios de la Seguridad Social, tanto en el aspecto de cotizaciones, como las asignaciones presupuestarias que le hace el Gobierno anualmente. Este fondo va recibiendo las plusvalías de sus inversiones en deuda pública que después de 10 años de existencia, asicienden a 11.000 millones de euros.

El problema fundamental de dicho fondo de reserva de la Seguridad Social no deja de ser un engaño contable con la deuda pública española dado que el deudor y acreedor del fondo de reserva de la Seguridad Social es la misma persona. Es decir, tenemos un típico caso de desdoblamiento contable ficticio por importe de 56.500 millones de euros, cantidad de la Seguridad Social que está invertida en deuda pública del Estado. Y por si fuera poco, tenemos estos 6 puntos a considerar sobre la utilidad del fondo de reserva de la Seguridad Social:


  1. El Fondo de Reserva se aplicará en situaciones de dificultad para la Seguridad Social. Falso, dado que el año pasado, se congelaron las pensiones en lugar de pagar su revalorización con las aportaciones del fondo de reserva, motivo por el cual fue constituido
  2. El fondo de reserva servirá para garantizar la estabilidad futura de las pensiones. Falso, entonces no tiene sentido que se hayan reformado las pensiones, ampliado la edad de jubilación y se endurezcan las condiciones económicas de los futuros pensionistas. Además, el ejemplo de dificultades para la Seguridad Social ya lo hemos visto en el 2010 y la congelación que se ha llevado a cabo.
  3. El Fondo de Reserva tiene un patrimonio global de 64.300 millones de euros. Falso y es una artimaña contable con la deuda pública como hemos enunciado antes, dado que de esos 64.300 millones, 56.580 millones de euros están invertidos en deuda pública española. Aquí tenemos la teoría de Juan Palomo que se comentaba charli_Htp en el post anterior, el patrimonio de nuestro fondo invertido en nuestra deuda pública. Si el estado quebrara ¿cómo demonios se atenderían los pagos al Fondo de Reserva?
  4. Con este razonamiento, podemos entender entonces cómo el Fondo de reserva de la Seguridad Social tiene un patrimonio neto realizable de 7.500 millones de euros solamente; el resto no deja de ser un burdo engaño que altera las masas patrimoniales del Estado por más que marquemos la independencia entre las cuentas del Estado y las cuentas de la Seguridad Social.
  5. El Fondo de Reserva sólo tiene la misión de jugar con las emisiones de deuda pública. Tal y como vimos en el post anterior, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social es uno de los actores importantes dentro del mercado de deuda pública, tanto en el mercado primario como el mercado secundario. Si alguien espera cobrar pensiones de dicho fondo, que espere.
  6. El Fondo de Reserva debe ser cancelado o invertido en otros activos que transfieran el riesgo fuera del Estado español. Si realmente queremos tener el colchón del fondo de reserva en las pensiones, no podemos colocar dichos activos en nuestra deuda pública. Es un atentado a la lógica partiendo de la premisa que dicho fondo se usará cuando la Seguridad Social esté en dificultades.

Dado que no se va a cambiar el paquete de activos, el movimiento lógico sería la eliminación de la deuda pública emitida y en circulación en España contra dicho fondo. Reduciríamos la deuda neta global en 64.300 millones de euros, cantidad lo suficientemente importante para que no existan artimañas contables que falsean indicadores económicos.

Más Información | Informe Gestión Fondo Reserva Seguridad Social 2010 (PDF)
En El Blog Salmón | Especuladores ganan 11.000 millones de euros en 10 años operando con deuda pública española

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios