La igualdad en el trabajo es justo, necesario y potencialmente rentable

Síguenos

deloitte-women-equality-education.jpg

Hoy es el día internacional de la mujer y las Naciones Unidas la está dedicando correctamente a la mujer rural. Todavía hay mucho que hacer en ese ámbito y cualquier enfoque es necesario para asegurar que los Objetivos del Milenio su cumplan, algo que está tardando mucho.

No obstante, en el mundo desarrollado, donde las mujeres han votado durante muchos años y donde han formado parte del mercado laboral durante décadas, su posición en sueldo y en puestos sigue siendo vergonzante en países que se consideran desarrollados y modernos. Falta mucho por hacer también en estos países y no debemos dejarles olvidar.

Para los que piensan comentar y decir que nunca han visto estas diferencias personalmente y que necesitan estudios para ser convencidos que estas desigualdades existen, que suelen ser la gran mayoría de los que comentan cuando escribo este tipo de artículo, les animo a pinchar en los tags que se encuentran al final de este artículo para ver los muchísimos estudios que existen y las muchas demostraciones que hay que hacen obvio la existencia de estas desigualdades, por lo menos para los que quieren ver.

Como también he escrito en estas páginas de las encuestas de las empresas donde hablan de los retos para el futuro, siempre hablan de la necesidad de acceder a trabajadores con los conocimientos necesarios para hacer frente a los retos futuros de la vida profesional.

Como vemos en la primera tabla, de un Estudio de la consultora, Deloitte, las mujeres están tomando cada vez más protagonismo en la educación y están saliendo cada vez más preparadas. Estos son los trabajadores más necesitados para el futuro o, mejor dicho, serán las trabajadoras, por eso he escrito en estas páginas que la economía del 2020 será de ellas.

No sólo eso, como vemos en la siguiente tabla, el estudio sobre el cambio del poder económico demuestra claramente que el poder económico en manos de las mujeres está creciendo y en cantidades importantes. En este contexto, siguir en el camino de la discriminación es caprichoso y potencialmente desastroso económicamente para las empresas.

deloitte-women-equality-spend.jpg

Espero que las mujeres con cada vez más poder económico utilicen este poder económico para incentivar a las empresas que lo hacen bien y para penalizar las que discriminan. Espero que tengan alternativas para hacer efectivo este poder económico y que las empresas que quieren adelantarse a estos cambios tienen posibilidades de ganar y ganar fuerte. A ver si los hombres que lideran estas empresas se enteran.

En El Blog Salmón | Seguimos esperando la igualdad en los más altos niveles de la dirección

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios