Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Están locos estos tifossi!

¡Están locos estos tifossi!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Síndrome Abramovich alcanza a los tifossi de la Roma. Más de 15.000 aficionados romanos han firmado una declaración en la que muestran su deseo de que el club sea vendido al multimillonario George Soros.

En todo este culebrón hay más un deseo de los aficionados que una realidad contrastada. No existe ningún contacto reconocido con el millonario norteamericano. Lo único que se ha producido han sido contactos entre el club romano y la empresa Inner Circle Sport, en cuyo capital participa Soros. Dicha compañía es una consultora que asesora a empresas e inversores del sector deportivo.

Este tipo de empresa está experimentando un fuerte crecimiento en los últimos años. Junto al asesoramiento, están empezando a tomar participaciones directas en negocios como ha hecho la empresa General Sports adquiriendo el Derby County inglés. Quien puede ser una buena advertencia para los aficionados romanos, a pesar de la llegada de nuevos inversores, el equipo ocupa el último puesto de la Premier.

Pero en el caso de Inner Circle, su participación en el Liverpool es muy minoritaria y complementa el asesoramiento que facilitaron a Hicks y Gillett cuando se hicieron con el equipo inglés. Resulta poco probable que se haga con el equipo romano aunque sí que haga de intermediario con algún inversor interesado.

De todas maneras sí de verdad se hicieran con la Roma, que se olviden los tifossi de se convierta en un Abramovich que dilapide el dinero con el afán de estar en el palco de la final de la Champions League. Lo que buscaría sería maximizar sus beneficios como lograron muchos gestores británicos, aunque sea arriesgando la viabilidad a largo plazo del equipo como le pasa al Manchester United o cambiando de sede a lo NBA como hizo el Ciudad de Murcia.

Uno de los millonarios accionistas del Liverpool ya está mostrando su disconformidad con la rentabilidad de su inversión. Harían bien los italianos en fijarse la iniciativa de los aficionados del Liverpool para recuperar a su equipo, la resistencia de los seguidores de Manchester United o la iniciativa de algunos españoles. El capital actual del equipo capitalino se encuentra en manos de la familia Sensi, a través de la sociedad Italpetroli, que ha declarado que sólo venderá el club a la Coca-cola. J A los tifossi sólo les ha quedado firmar una declaración, no tienen ni voz ni voto en el destino de su equipo. Aunque cambie de manos, su participación en la Roma seguirá siendo nula.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos