Publicidad

Cambios en la nueva cesta de la compra del IPC

Cambios en la nueva cesta de la compra del IPC
7 comentarios

El coronavirus ha trastocado toda nuestra vida y de esto no se podía escapar la manera que estamos comprando durante muchos meses, concretamente desde la segunda mitad de marzo del año pasado.

Tal ha sido el efecto que ha causado en la economía española que algunas de las magnitudes que se estaban utilizando ya no sirve y, desde luego, no se ha podido librar el Índice de Precios de Consumo (IPC).

El coronavirus ha provocado cambios de consumo entre los españoles

El Índice de Precios de Consumo (IPC) es un indicador que mide la variación de los precios de la cesta de la compra de las familias, dentro de esta cesta de la compra se identifican los bienes y servicios en un momento determinado del tiempo.

El IPC ha sido un indicador más o menos real de la variación de lo que cuesta una cesta de la compra en un hogar español, ya que mide la evolución de la inflación, es decir, la subida de precios de los bienes y servicios, y si se pierde o gana poder adquisitivo una familia.

Los cambios que se han dado desde marzo del año pasado por los cambios de consumo por los diferentes confinamientos que hemos sufrido para para las diferentes olas de contagios, han hecho mella en la eficacia del IPC y el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha decido hacer cambios para adecuarla mejor a lo que consume ahora los hogares.

El IPC se debe adaptar a la cesta de la compra de la pandemia del coronavirus

Igualmente, el Instituto Nacional de Estadística (INE) cada año realiza un proceso de revisión de los productos y bienes que tiene dentro de sus cálculos de la cesta de la compra a fin de adaptarse a las preferencias de los hogares y ofrecer un indicador más ajustado a la realidad.

Estos cambios se realizan según la Encuesta de Presupuestos Familiares que se realiza por el INE y la última es de 2018, por tanto, no tiene que ver mucho lo que se ha consumido el 2020 con lo que se consumió el 2018.

El IPC se calcula a partir de 479 artículos, agrupados por subclases, que finalmente se agregan para obtener el índice final, es decir, el IPC general. Aunque la gran parte de los artículos se podrían comprar durante el confinamiento, existe una pequeña parte de esto artículos no han estado disponibles durante las restricciones por el coronavirus como son los servicios de restauración, hostelería, eventos deportivos, etc.

Durante el año pasado el INE ya ha tenido en cuenta dos indicadores diferenciados para poder conocer la evolución de los precios de un grupo de productos consumidos durante el confinamiento. Estos indicadores son los Bienes Covid-19 y Servicios Covid-19, para poder analizar si los productos no afectados por la pandemia del coronavirus se han vuelto más caros.

Eurostat insta al INE ha realizar el cambio del calculo de los hábitos de la cesta de la compra en España

Aunque estos dos indicadores diferenciados ofrecían una mejor información sobre la evolución de los precios, el INE piensa que se tiene que evolucionar durante este año, ya que el Eurostat lo ha solicitado.

El Eurostat ha pedido a los países de la Unión Europea que revise las ponderaciones que estaban utilizando para adaptarse mejor a los nuevos condicionantes del coronavirus desde el mes de enero de este año.

El INE está estructurando un nuevo diseño del IPC en España con una metodología de análisis más adaptada a los hábitos de consumo de los españoles en tiempos de pandemia.

Quieren tener una lista de productos la primera quincena de febrero a fin de hacer la publicación de los datos de los hábitos de consumo para el mes de enero de este año y así realizar una medición más realista.

El calculo del IPC debe bajar el peso del transporte y el ocio por las restricciones

El INE en el cálculo del IPC del año pasado día mayor importancia al grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas, dando un peso del casi 20 por ciento de la cesta de la compra, pero el transporte lo estableció como el segundo gasto más importante, dando un peso del casi 15 por ciento, que ahora mismo no tiene tanta importancia.

Claramente, los gastos de restauración no es un coste demasiado importante con las restricciones por el coronavirus, y el año pasado se le dio un peso de un poco más del 12 por ciento, o también el ocio y la cultura, con un peso del 8,5 por ciento. Por otra parte, los gastos en medicina, con un peso del 4 por ciento al año pasado, deben ganar más importancia en la cesta de la compra.

El INE va a analizar los grupos de bienes y servicios más afectado para establecer la nueva cesta de la compra, y teniendo en cuenta estos datos se parecerá bastante a los hábitos de consumo que se han realizado durante el 2020.

En la nueva cesta de la compra va a subir el peso de los alimentos y bebidas no alcohólicas, también peso de las bebidas alcohólicas, el gasto en medicinas, por otra parte, debe bajar el peso del gasto del transporte y el peso del gasto de restauración y el ocio.

En El Blog Salmón | A pesar de que el IPC no sube llenar el carro de la compra cada vez es más caro, estos son los motivos

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio