Compartir
Publicidad

Cuatro principios de finanzas personales

Cuatro principios de finanzas personales
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me gustaría compartir algunos fundamentales, o al menos lo son para mí, de las finanzas personales. Las finanzas personales es algo que en España no se suele considerar muy científicamente, es decir, muchas veces se habla como si a quién le fuera bien es porque hace tienen suerte y a quién le va mal es porque tiene mala, sin centrarse en que se puede hacer mucho en nuestra mano para hacerlas.

He comentado alguna vez que el fundamental de las finanzas personales es gastar menos de lo que se ingresa. A partir de ahí, se puede trabajar en muchos aspectos, en la fiscalidad, en el minimalismo, etc. Pero si no cumplimos la primera premisa el resto es irrelevante. No importa que paguemos menos impuestos, estamos dejando de pagar a hacienda para dárselo a otra empresa. Eso no hace nada por nuestras finanzas a nivel personal.

Es mejor ser pobre de joven

Hay dos cosas que se tienen cuando uno es joven, la primera es que estás empezando una vida, por lo que no se te suele exigir socialmente que tengas dinero. Es decir, si te preocupa la imagen que das al mundo das peor imagen conduciendo un utilitario viejo a los 50 que a los 25. A los 25 estás empezando y la gente entiende que no te hayas podido comprar otra cosa mejor, a los 50 parece que has fracasado y que tienes los ingresos de u post-adolescente.Eso es lo mismo para ropa, vivienda etc.

La segunda es que es el momento en el que es más fácil dar una buena imagen. Por lo tanto lo de “soy joven y tengo que disfrutar” no es una excusa para gastar. Además de que de joven es cuantos menos accesorios necesitas. Nunca estarás tan delgado (seguramente), ni tendrás que no necesitar teñirte el pelo, ni disimular las arrugas. Es decir, será cuantos menos accesorios necesites.

No nos debería de importar la opinión de los demás en lo que gastamos o no para ahorrar, pero en caso de que nos importe, recordemos que está mejor aceptado ser pobre cuando somos jóvenes.

¡Es el ahorro estúpido!

No entiendo como no se puede ahorrar, especialmente cuando se tiene un sueldo decente. Vale que hay sueldos excepcionalmente bajos, pero en general ahorrar es algo posible para mucha gente (menos en esta época de crisis). No es tanto la cantidad que se ahorra, sino la costumbre de hacerlo.

No se trata de ser el más rico del cementerio, pero sí de no dedicarse a comprarlo todo a crédito, de no depender de otros. También se trata de que ante cualquier imprevisto pequeño (reparación de un coche, necesidad de una nueva lavadora...) o grande (quedarse en paro) tener ciertos fondos con los que afrontarlo.

Además sucede que a lo largo de nuestra vida se nos van a presentar oportunidades de inversión, algunas mejores que peores, si no tenemos un duro, será imposible aprovecharlas.

Ahorrar también es invertir en uno mismo. Es decir, no es malo aprender habilidades nuevas y tener un buen estado de salud. Se trata de emplear ese dinero en aumentar nuestros ingresos y reducir nuestros gastos futuros, eso es un tipo de ahorro.

El glamour es caro

El glamour es caro a la hora de elegir una profesión. Es decir, si quieres tener una profesión artística y glamurosa como ser fotógrafo, escritor, cámara de tv, publicista, futbolista, periodista, arquitecto, etc, te vas a enfrentar a una fuerte competencia, de muchas personas que también quieren ser eso. Vas a tener que ser muy bueno y cobrar muy poco por tu trabajo para vivir del mísmo.

Es cierto que de vez en cuando alguien destaca y obtiene grandes resultados, seguramente podemos decir que Messi, Sir Norman Foster o JK Rowling están montados en el dólar, pero no es lo habitual. Por cada uno de ellos existen muchos futbolistas en equipos de tercera que tienen otros trabajos o escritores que apenas publican y tienen que hacer trabajo de bibliotecarios mal pagados para comer y pagar el alquiler.

En cambio existen muchos trabajos en los que, ahora menos con la crisis, se vive bien: conductores de autobús, fontaneros, asesores fiscales, funcionarios administrativos, etc. Puede que no tengan tanto glamour, pero muchas familias viven de estos trabajos necesarios y salen adelante. No está demás plantearselo a la hora de elegir una profesión.

El movimiento se demuestra andando

Me resulta gracioso oír a personas a las que no les va muy bien en sus finanzas personales dando lecciones a los demás sobre como ganar dinero o cómo gestionarlo. Si eres tan listo ¿porqué tienes tantas deudas? Si podrías ganar tanto, ¿porqué siempre te estás quejando de lo poco que cobras?

Al final suele ser mejor darles la razón, como a los locos, y seguir nuestro camino. Si nos va bien, ¿porqué ha de importarnos lo que piense otra persona que hace las cosas peor que nosotros?

Lo que nos debe importar son nuestras finanzas y nuestra felicidad, no la opinión de los demás. Es muy posible que gestionen las suyas bastante peor de lo que lo hacemos nosotros.

En El Blog Salmón | The Millionnaire Next Door (el millonario de al lado) Más información | Actibva Imagen | Generation Bass

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio