Compartir
Publicidad
Publicidad

La Comunidad de Madrid penaliza los usuarios frecuentes de transporte público

La Comunidad de Madrid penaliza los usuarios frecuentes de transporte público
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevo unos días que no me creo lo que va a hacer la Comunidad de Madrid con las tarifas de transporte público. Después de muchos años de subidas por encima del IPC, este año parece que por fin congelan las tarifas, normal en un entorno de recesión y cuando me imagino que sus gastos habrán bajado sin han sabido negociar bien los servicios ofrecidos por terceras empresas.

Aún así han decidido tomar una decisión muy polémica, que es elevar el precio del billete de diez viajes para metro y autobús, nada más y nada menos que un 22%. Este billete pasará de 7,40 euros a 9 euros. Una subida desproporcionada y que acorta la distancia entre el precio del billete sencillo y el de diez viajes.

En la actualidad el billete sencillo cuesta un euro, con un precio que lleva sin cambios desde hace cinco años, cuando el billete de diez viajes costaba 5,40 euros. Es decir, se está favoreciendo al viajero ocasional, que se compra un billete sencillo, y se penaliza al viajero frecuente, que usa el billete de diez viajes.

Personalmente creo que se está intentando que el viajero frecuente que usaba el billete de diez viajes se pase al abono transporte, que es más caro pero permite un ilimitado número de viajes. Y aunque este año no suban dichas tarifas, el abono transportes ha subido los últimos cinco años un 23,82 %, mientras que el sencillo sigue igual.

El modelo no me parece muy justo. Los que usan poco el transporte público deberían financiar a los usuarios frecuentes. No hay que poner barreras de entrada que hagan que los usuarios acaben cogiendo el coche porque no les sale a cuenta usar todos los días el transporte público.

Y personalmente, en temas de transporte público, creo que tener déficit es asumible, por los beneficios que reporta a la sociedad el transporte colectivo: menos tráfico, menos ruido, menos contaminación. Y dicho déficit podría ser financiado directamente con impuestos sobre la gasolina o sobre los sistemas de aparcamiento controlado de las ciudades.

Vía | El País Más información | Ecomovilidad (I y II) Foto | Roberto García

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos