Compartir
Publicidad
Publicidad

Las trabas fiscales al crecimiento impuestas por el sistema tributario

Las trabas fiscales al crecimiento impuestas por el sistema tributario
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tenemos un sistema fiscal perverso que corrompe el crecimiento y más que crear un reparto equitativo y justo de la riqueza, en múltiples ocasiones nos sentimos justamente al revés. Si alguno habéis tenido en vuestra mano declaraciones de la renta de distintas personas, entenderéis mejor al sentimiento que me refiero.

Los pilares constitucionales de nuestro sistema tributario del Art 31.1 introducen el concepto de progresividad en la forma de contribuir como primer freno importante al crecimiento y como segundo gran problema lo tenemos por la modulación tributaria de los diferentes impuestos que se puede llevar a cabo para conseguir distintos fines económicos

La progresividad, como concepto amplio significa que cuanto más ganas, más impuestos pagas de manera no lineal. Pero claro, esta progresividad se tiene que entender como una progresividad global del total de impuestos pagados por una persona, sea jurídica o física. Esta visión global de la carga tributaria hace que esa progresividad ya sea injusta.

El impuesto de sociedades podemos considerar que no es progresivo, con la excepción de empresas de reducida dimensión, donde si es pero los impuestos que gravan a cualquier persona sin posibilidad de opción si son progresivos. No es justo, dado que las grandes fuentes generadoras de beneficios tributan de manera no progresiva, mientras el resto de ciudadanos no tributamos igual.

Sin ir más lejos, en el impuesto de la renta, podemos notar múltiples diferencias en la carga impositiva de dos trabajadores que reciban una diferencia de 6.000 euros, entre 24.000 a 30.000 por ejemplo. A efectos prácticos, puede darse la paradoja, y de hecho se da, que quién menos se supone que gana tiene más dinero disponible para gastar.

Evidentemente, eso genera que quién gane 30.000 se replantee seriamente su visión de la vida, la justicia tributaria y si no es más interesante pasarse los lunes al sol. Por otra parte, la progresividad de los impuestos indirectos radica en el mayor consumo. Es obvio, si yo fumo, yo pago impuestos sobre el tabaco y cuanto más fume, más pago, pero agrupar ambas progresividades es cuanto menos arriesgado. Pero claro, la mayoría de impuestos indirectos recaen tambien sobre los consumidores finales, que curiosamente no tienen una opción a escoger en la tributación de su renta universal.

Además, estos efectos de la progresividad cuentan con unos mecanismos moduladores a tal efecto que la complementan y que se suponen que se utilizan para garantizar los principios constitucionales de una manera global. Hablo de las políticas de subvenciones, deducciones y exenciones fiscales y adaptación del mapa impositivo a determinados sectores de individuos.

En este punto entra en juego un debate que ya se puso encima de la mesa en el post de la deducción por vivienda. ¿No sería mejor generar un sistema tributario más bajo pero libre de deducciones y bonificaciones? Es decir, dejamos a un lado las políticas de enfoque, las políticas sociales, (no olvidemos por ejemplo que una persona con movilidad reducida, tributa menos que otro por ejemplo) y pagamos por los euros generados.

Este tipo de consideraciones requiere una reflexión importante. No digo que haya que eliminar las políticas sociales, desde luego, pero si eliminar las diferencias tributarias. Si una persona con movilidad reducida tiene un coste de sustento mayor que otra, veo muy bien que se le subvenciones o paguen ciertos gastos, pero a la hora de ajustar cuentas con Hacienda, que los dos paguemos la misma cantidad si ambos ganamos lo mismo.

Los efectos de diferencias en la carga tributaria generan fundamentalmente desidia por el crecimiento, por el desarrollo personal y mueven y distorsionan el mercado de mala manera. Un ejemplo claro lo tenemos en las aportaciones a los planes de pensiones. El ahorro fiscal que genera junto con la incertidumbre en las jubilaciones merma la capacidad financiera de las personas a cambio de obtener estabilidad futura.

Imagen | Carlos M Gonzalez
En El Blog Salmón | ¿Son los impuestos en España progresivos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos