Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué es una novación hipotecaria?

¿Qué es una novación hipotecaria?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días, dedicaba una entrada, en nuestra serie de Conceptos de Economía, a la definición y características de lo que es una hipoteca. Siendo consciente de lo vasto del tema, y asumiendo que escapa de los categorías básicas que tratamos en dicho apartado, voy a dedicar una serie de posts a varios temas relacionados con las hipotecas, o, como ya hemos precisado en el primer posts, con los préstamos hipotecarios.

Por razones de actualidad, quiero abordar en primer lugar las novaciones hipotecarias. Se trata de una expresión que nunca ha estado de más actualidad, ya que buena parte de las operaciones de refinanciación o de salvamento hipotecario pasan por algún tipo de novación. Y es que la novación engloba un amplio número de opciones. Como podéis imaginaros, la novación hipotecaria no es otra cosa, en sentido amplio, que la modificación sobre algún aspecto del préstamo hipotecario, convenida a posteriori de la firma, . Sin ánimo de ser exhaustivo, podemos novarr:

  • El plazo: Una de las variables más tocadas en la actualidad. Su razón de ser esta clara, se trata de ampliar el plazo con el fin de lograr una rebaja de cuota que haga más llevadero el préstamo.
  • El tipo: Muy de moda hace años, ahora en mayor desuso dada la reducción de la competencia entre entidades. Aquí incluyo el convertir nuestro préstamo en uno a tipo fijo o variable, según el caso, o bien la mera reducción del diferencial que tengamos pactado si queremos seguir estando a tipo variable, por poner un ejemplo. Habría otras opciones, como la eliminación de tipos de interés mínimos, etc…
  • El importe: También bastante frecuente en la actualidad, y base de un buen número de refinanciaciones. Es la llamada ampliación de hipoteca.
  • La divisa: La Hipoteca puede estar formalizada ea que en euros, que es lo más habitual, pero si lo deseamos podemos cambiarla a otra divisa de referencia.
  • Las garantías reales o personales: Llegado un momento, y frecuentemente relacionado con otros cambios en los préstamos (cancelaciones parciales, por ejemplo), puede ocurrir que haya que incorporar o excluir nuevas garantías reales o personales (en este último caso, estoy hablando por ejemplo de la liberación de avalistas).
  • El sistema de liquidación: Generalmente la inmensa mayoría de los préstamos se liquidan a través del sistema francés, pero sería posible modificarlo a otro distinto, o bien dentro del mismo, incluir un sistema de cuota creciente. Actualmente, una de las opciones más utilizadas es la introducción de carencia en los préstamos, o de modificar la periodicidad de las cuotas durante dicho periodo.

Como veis hay un amplio número de posibilidades, en función de lo que busquemos y de lo que negociemos (recordad que la novación exige el acuerdo con el Banco). Una variable muy importante, es que, dependiendo del caso concreto, los gastos pueden variar muchísimo, especialmente si tenemos en cuenta la partida fiscal.

Los más observadores os habréis dado cuenta de que hay dos cambios, dos tipos de novaciones, de las que no he hablado, aquellas que suponen una modificación bien en el deudor, bien en el acreedor. Y es que merecen post aparte. Son las famosas operaciones de subrogación hipotecaria.

En El Blog Salmón|Más fácil cambiar de hipoteca
Imagen|racatumba

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos