Compartir
Publicidad

Así pueden destrozar la economía los populismos de derechas e izquierdas

Así pueden destrozar la economía los populismos de derechas e izquierdas
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Populismo es uno de los vocablos más utilizados en política y su definición puede variar según la fuente consultada. Si nos atenemos a la RAE, entendemos como populismo aquella "tendencia política que pretende atraerse a las clases populares".

Tenemos varias características que podemos encontrar dentro del populismo. La principal es el uso de la demagogia de manera reiterada para cimentar un discurso político. El uso de la demagogia implica apelar a una serie de prejuicios, emociones, miedos y esperanzas de la sociedad con el fin de obtener el apoyo y consolidar el poder. Por lo que la argumentación racional queda desdibujada en un segundo plano.

Para alcanzar esa parte emocional que conecte con la sociedad o parte de ella, en el discurso populista se utilizan falacias o mentiras de manera reiterada, manipulando la información mediante el uso de varios canales de comunicación para conectar con los futuros votantes.

Otra de las características más notables del populismo es la búsqueda del chivo expiatorio, un elemento clave para centrar el discurso político qué consiste en culpabilizar, de todas las dificultades que están recayendo sobre la sociedad, a un grupo determinado. Por lo que el populismo pretende acaparar el poder político, para actuar contra ese "enemigo definido".

Asimismo, existen una serie de contextos que son un caldo el cultivo idóneo para la proliferación de posiciones populistas. Estos contextos principalmente son una crisis económica que repercute de manera directa a los ingresos de la sociedad o bien una tensión bélica o un atentado terrorista o una crisis migratoria que haya producido una conmoción social.

Populismo de derechas: La culpa es de los inmigrantes

El populismo de derechas centra el discurso político y la demagogia en culpabilizar a la inmigración de los males que afectan a la sociedad.

Ante las dificultades económicas que puedan surgir, el populismo de derechas acusa a la inmigración de ser cómplice del empobrecimiento de la sociedad. Por otra parte, en contextos bélicos, terroristas, o crisis migratorias el populismo de derechas es la principal corriente política beneficiosa por el shock emocional que se genera en la sociedad.

El populismo de derechas buscará obtener el poder para utilizar el estado en un esquema proteccionista, mediante controles de entrada a la inmigración, impedimentos de entrada físicos como muros o vallas, o algún tipo de arancel para perjudicar una industria externa con un mayor grado de competitividad frente a la industria interna.

Descarga

En el entorno global podemos identificar varios populismos de derechas que se han nutrido de la auge de las migraciones o de los conflictos territoriales. En Estados Unidos, Trump ha enfocado su discurso político en contra del pueblo mexicano, prometiendo incluso la construcción de un muro que divida México con Estados Unidos.

En Europa, tenemos varios partidos políticos con unas posiciones políticas centradas en combatir a la inmigración como son el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, Partido del Pueblo Danés, Liga del Norte en Italia, etc.

¿Cómo destrozan la economía los populismos de derechas?

Para una nación, la inmigración supone un factor extremadamente positivo para sus intereses, por lo que proponer medidas proteccionista en forma de restricción de movilidad de personas o bien de mercancías, supone en la práctica la pérdida de un coste de oportunidad para los intereses de la sociedad.

Desde un punto de vista económico los inmigrantes ocupan aquellos trabajos que el conjunto de la sociedad no quiere ocupar o bien, no pueden ocupar por la carencia de cualificación (incorporación de talentos exterior).

En términos de bienes y servicios, la diversidad cultural que aporta la inmigración implica una amplia gama de productos nuevos en forma de gastronomía, centros culturales y conocimiento, que sin duda serán un valor añadido para el progreso económico del país.

En economías desarrolladas, la natalidad tiende a ser un factor a la baja, lo que dificultará en un futuro mantener los sistemas de pensiones con el statu quo actual. Por ello, la inmigración es un factor clave para la sostenibilidad en el largo plazo de los sistemas de pensiones ampliando la base laboral.

Si lo contemplamos desde el punto de vista del inmigrante, éste consigue una mejora de la calidad de vida que la obtenida en su país de origen. Por lo que para él, el coste de oportunidad se da si continua permaneciendo en su país de origen pudiendo optar a mejores estándares de vida.

Populismo de izquierdas: La culpa es de los ricos

Para el populismo de izquierdas los denominados como ricos serán señalados como los responsables ante un shock económico de la existencia de pobres, buscando la demagogia en un discurso frentista de "los de abajo contra los de arriba". Los denominados como ricos pueden podrán ser tanto colectivos internos del país como países externos que el país mantiene un vinculo económico.

El concepto de rico tiende a utilizarse por el populismo de izquierdas en abstracto sin que ello implique una definición clara y precisa de qué es ser rico. ¿Rico es alguien con una renta superior a la media? ¿Con un patrimonio superior a la media? ¿Con una capacidad de consumo superior a la media? ¿Y cuál es la desviación sobre la media aceptada para ser considerado rico? Según la respuesta dada a cada una de estas preguntas la horquilla de ricos supondrá un grupo mayor o menor.

El objetivo que persigue el populismo de izquierdas es utilizar la coacción que facilita el poder político para atentar contra el patrimonio o la renta de aquel grupo social que hayan definido como ricos. Las medidas políticas pueden ir desde la modificación en la seguridad jurídica, un nuevo esquema impositivo fiscalizando las rentas o patrimonios más elevados o incluso atentar contra la propiedad privada mediante la expropiación.

Descarga 2

Ejemplos de populismos de izquierdas los tenemos en Latinoamérica como el Partido Socialista Unido de Venezuela de Nicolas Maduro. En Europa, a raíz de la crisis, han surgido varios populismos de izquierdas como el Movimiento 5 Estrellas en Italia, Podemos en España, o Syriza en Grecia.

¿Cómo destrozan la economía los populismos de izquierdas?

Para los habitantes una nación, la existencia de ricos no es un término de suma cero, es decir, existen ricos como consecuencia de la existencia de pobres. Sino que en un entorno en el que abunda la riqueza, las posibilidades de desarrollo personal tiende a maximizarse en el intercambio comercial. De hecho, 2015 fue el año en el que la extrema pobreza cayó por primera vez por debajo del 10%, gracias a un proceso extendido de globalización y apertura comercial.

La intervención que ofrece el populismo de izquierdas es mediante la inestabilidad jurídica/regulatoria (expropiaciones, impagos de deuda), manipulación financiera, y la elevada fiscalidad, perjudican finalmente la actividad económica del país, el sistema financiero y la credibilidad externa para el flujo de inversiones.

Ante un gobierno que decida unilateralmente o tenga la intención de no afrontar sus compromisos ante sus acreedores por razones políticas, verá incapacitada la financiación no sólo del presupuesto del estado, sino también perjudicará la financiación del resto de los agentes económicos como empresas y familias que se integran dentro del país.

Como consecuencia de estos populismos, el país con mayores reservas de crudo como es Venezuela, ante la decadencia de la política populista impulsada en los últimos años por el gobierno, ha llevado a una crisis humanitaria por desabastecimiento y una inflación proyectada para este año del 720%.

Imagen | Gages Kid More

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio