Compartir
Publicidad
Publicidad

El ahorro vasco emigra en búsqueda de un mejor tratamiento fiscal

El ahorro vasco emigra en búsqueda de un mejor tratamiento fiscal
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Tras la subida del tipo de tributación del Impuesto de Sociedades a las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV) del 1% al 28%, para aquellas sociedades domiciliadas en el País Vasco, 7 de cada 10 sociedades han migrado en búsqueda de un mejor tratamiento fiscal.

Lo que se traduce en que 420 millones de euros han abandonado la comunidad vasca para tributar en otras autonomías, entre las que destaca Madrid.

En lo que va de año, de las 92 SICAV que a cierre de 2009 estaban domiciliadas en el País Vasco, ya han migrado 65, y se presume que las 27 restantes lo harán de aquí a final de año para 'esquivar' el nuevo tratamiento fiscal.

Hace unos meses, en su afán recaudatorio, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se estuvo planteando la extrapolación de esta medida al conjunto de la nacion, pero consciente de los grandes riesgos de 'fuga de capitales', hacia países más ventajosos para los ahorradores como Luxemburgo e Irlanda, por suerte se quedó en agua de borrajas.

Lo más razonable, y lo que finalmente resulte, es que el tipo de tributación de estas sociedades financieras aumente del 1% al 3 ó 4%, para que de este modo el ahorro nacional no haga las maletas.

Bajo mi punto de vista, con un incremento de fiscalidad sobre las SICAV no se consiguen los efectos deseados. Porque auque con la subida del tipo de tributación se alcanza una mayor equidad fiscal, al no existir tantas diferencias entre la tributación del ahorro y la de las rentas del trabajo. Está demostrado que se recaudará menos, porque aunque el tipo sea mayor, los capitales tienden a emigrar, por lo que la base fiscal es mucho menor.

En el caso de los Unit Linked y de los Fondos de Inversión Especializados (SIF), y sobretodo de las SICAV, han sido muchas las críticas que se han acrecentado en los últimos años, por la preferencia fiscal de los grandes patrimonios.

No niego la importancia de estos tanto en cuanto a su aportación de capital a la economía nacional, máxime en una economía como la española, con un saldo de balanza comercial muy negativo, pero una cosa es eso, y otra que a la hora de subir impuestos se discrimine cada vez más entre aquellos que obtienen rentas del trabajo, y aquellos que escapan a las subidas a través de sus sociedades de inversión mobiliarias. 

Vía | Expansión En El Blog Salmón | Las variaciones impositivas distorsionan las decisiones Imagen | soniko

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio