España engorda cada vez más: el fast food amenaza la dieta mediterránea

España engorda cada vez más: el fast food amenaza la dieta mediterránea
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Los altos precios de los alimentos han llevado a los españoles a apostar por una dieta conformada por menos productos frescos y sanos, cuyo coste es más elevado, y en su lugar consumir ultra procesados y congelados. Pese a que sus valores nutricionales son más bajos, su precio permite llenar la cesta de la compra.

Actualmente se sale menos a comer fuera, y cuando se hace se apuesta por los locales de comida rápida. En plena crisis económica, éstos no han aplicado una subida importante al precio de sus menús, lo que ha permitido que los españoles tengan una opción viable cuando se sale de casa. También falta cierta educación gastronómica que inculque a las nuevas generaciones en la cultura de la dieta mediterránea frente al fast food.

Según el estudio ‘Comida Rápida y a Domicilio’ de DBK, la facturación del sector de la comida rápida aumentó en 2022. Todos los locales experimentaron un crecimiento importante, destacando las hamburgueserías con una tasa de incremento del 29,5% y unos niveles de negocio de 2.800 millones de euros (el 60% del total). Le siguen de cerca las pizzerías con un 4,2% más y un valor de ventas de 745 millones de euros.

Las ventas totales de los establecimientos de comida rápida en España se situaron en los 4.680 millones de euros en 2022, un 18,6% más que en el año anterior, después de haber visto aumentadas sus cifras en un 27,3% durante 2021. Con respecto a las ventas en mostrador, en 2022 se recuperaron las cifras previas a la pandemia, registrándose un incremento del 19,7% y una facturación de 3.405 millones de euros.

Por su parte, los ingresos del servicio delivery registraron una moderación en su ritmo de crecimiento, siendo del 15,9% con respecto a 2021 y alcanzando los 1.275 millones de euros, es decir, el 27% del negocio total.

Si se analiza por regiones, Cataluña, Madrid y Andalucía concentran más del 50% del consumo de comida rápida en España. No obstante, los ciudadanos que más invierten de media al año en fast food los encontramos en Baleares (50,33 euros), Canarias (30,86 euros) y Melilla (28,04 euroso). La cara opuesta la representan los extremeños (10,27 euros) y los valencianos (12,46 euros).

Si el ejercicio 2021 se cerró con 5.990 locales, es decir, 240 más que en el año anterior, 2022 se clausuró con un aumento significativo de locales, viendo incrementada su tasa en más del 9%.

¿Qué consecuencias tiene esta situación?

No solamente repercute negativamente en el resto de establecimientos de hostelería que apuesta por una comida tradicional mediterránea, sino también la salubridad de la población española. De hecho, la tasa de obesidad se ha duplicado en España durante los últimos 20 años y se estima que más de la mitad de la población adulta (el 53%) se encuentra por encima de su peso. A esto es lo que los expertos llaman ‘la gran epidemia del siglo XXI’, la cual es responsable del 7% del gasto sanitario total.

Se calcula que seis de cada diez españoles poseen un índice de masa corporal superior a 25, lo cual se considera sobrepeso. Todo ello es debido, en gran medida, a una mala alimentación, seguido de hábitos de descanso decadentes y un estilo de vida sedentario.

El ‘Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE)’ de la Revista Española de Cardiología recoge que la obesidad guarda relación con la alteración de niveles de lípidos y proteínas en sangre, vinculándose con la hipertensión arterial.

Según los resultados del estudio, las comunidades autónomas donde se registran porcentajes superiores son Andalucía y Galicia, con una tasa de sobrepeso del 27,6% de la población. Le siguen el Principado de Asturias, con el 26,2% y la Región de Murcia, con el 25,7%. En la cara opuesta aparece Melilla, que es la ciudad autónoma que registra un menor índice de obesidad. En aquellas ciudades que cuentan con entre 15.000 y 50.000 habitantes se aprecia un descenso considerable de la tasa.

Previsiones de futuro

Si se tienen en cuenta las estadísticas, todo apunta a que se seguirá apostando por el fast food debido a que es una comida más sabrosa y económica, que permite a los españoles salir a comer fuera sin afrontar un gran desembolso.

Las ventas del sector podrían situarse en unos 5.075 millones de euros al cierre de 2023, un 8,4% más que la registrada en 2022. De igual modo, en 2024 se estima que el crecimiento podría ser del 6% o del 7%, alcanzando los 5.400 millones de euros.

Frente a ello debe posicionarse la conciencia social de mantener una cultura en pro de la dieta mediterránea que fuese capaz de revertir los datos estadísticos. Y es que según la Encuesta Europea de Salud en España, un 16,5% de los hombres mayores de edad y un 15,5% de las mujeres padecían obesidad en 2020, es decir, una cuarta parte de la población española.

Temas
Inicio