Compartir
Publicidad

La elocuente posición (pública) de la patronal ante la ‘receta salarial’

La elocuente posición (pública) de la patronal ante la ‘receta salarial’
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El debate sobre la rebaja de salarios en España se ha intensificado en los últimos días desde que el FMI (y Olli Rehn) volvieran a esgrimirlo como parte de la ‘salvación’ de nuestra economía. En este momento, resulta elocuente la posición que ha sostenido la patronal, que no defiende, al menos públicamente, esa brutal devaluación de los sueldos de los trabajadores. ¿Será por el temor a que esa reducción no sólo afecte a la salud financiera (más impagos a la banca), sino también a la castigada demanda interna?

En marzo del año pasado, el presidente de la patronal, Joan Rosell, defendía la moderación salarial como “buena” vía para mejorar la competitividad y frenar la destrucción de empleo. Y se refería al acuerdo firmado con los sindicatos para los años 2012, 2013 y 2014, con cláusulas para la moderación y más flexibilidad en las jornadas y condiciones de trabajo.

Sin embargo, lo que plantea el FMI no es una moderación salarial. Es un hachazo a la capacidad adquisitiva de los trabajadores y, por ende, a la posibilidad de incrementar una demanda interna absolutamente imprescindible para salir de la crisis. Porque no creo que confiar la recuperación económica a las exportaciones, obviando el empobrecimiento de la economía interior y de quienes deben sostenerla con su consumo, sea la mejor idea.

Por eso, resulta elocuente la posición (pública) ahora contraria de la CEOE, caracterizada por defender en muchas ocasiones en los últimos años más ajustes y sacrificios para salir del atolladero económico. Elocuente porque reflejaría, quizás, la preocupación de los empresarios ante el riesgo evidente de que las inversiones y el consumo acaben estancándose durante varios años con medidas como la planteada por el FMI y respaldada por la Comisión Europea.

Al margen de que haya que predicar con el ejemplo y de la falta de autoridad moral para plantear según qué medidas, sigo sin encontrar explicación alguna o el fin último de una iniciativa tan traumática en un momento como el actual. ¿Será que el empobrecimiento de la población es el precio a pagar para que el país haga frente a lo que debe? Pagar el rescate a los bancos, que tanto daño nos ha hecho ya y que financiaremos todos de nuestros bolsillos durante años, y parte de la enorme deuda pública y privada (un billón de euros a prestamistas extranjeros) sería el objetivo y las exportaciones con esa mayor competitividad (vía salarios) el escasísismo oxígeno para conseguirlo.

Sea como fuere, habrá que ver si existe suficiente capacidad del Gobierno para evitar esta 'receta salarial', que ya tiene las bendiciones europeas. Veremos.

En El Blog Salmón | ¿Bajar salarios? ¿Qué salarios?, Se repite el lema del FMI: menos salarios... ¿Y más empleo? Imagen | La Moncloa - Gobierno de España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio