Compartir
Publicidad

La "guerrilla" por frenar la caída del dólar

La "guerrilla" por frenar la caída del dólar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Los bancos centrales asiáticos desplazaron grandes cantidades de recursos para detener la caída del dólar y evitar una apreciación no deseada de sus monedas, en lo que constituye una auténtica guerrilla financiera. Una apreciación no deseada de las monedas asiáticas, pone en peligro sus exportaciones y les hace perder terreno frente a los embarques de China. Por eso es que la nueva guerra mundial se vive en el control de los precios, y serán sólo los países con una abundancia de reservas quienes podrán darse el lujo de seguir apostando en el llamado “libre mercado”.

La prueba contundente de este juego de casino la propinaron los bancos centrales de Hong Kong, Tailandia, Taiwán, Corea del Sur, Filipinas, Malasia, Indonesia y Singapur, que intervinieron fuertemente en la compra de dólares durante esta semana para contener la presión de sus monedas ante la debilidad del billete verde. Los magros datos del consumo estadounidense, junto a las cifras de desempleo y el posible fin de los petrodólares, provocaron un fuerte terremoto que aceleró aún más la caída de la divisa.

Como los países asiáticos no están dispuestos a ceder terreno y gustan del rol protagónico, emplearon una parte de sus reservas para comprar dólares y así evitar un desplome más acentuado. Corea del Sur, Hong Kong y Tailandia corrieron con compras del orden de los 1.000 millones de dólares, mientras el Banco Central de Filipinas compró 100 millones de dólares. La masiva intervención de los centrales asiáticos busca evitar que el dólar se vaya a pique. Si se fortalecen las monedas asiáticas, sus exportaciones se hacen menos competitivas y su actividad económica tendría un nuevo retroceso.

Este equilibrio de terrorismo financiero da cuenta de la singular encrucijada que vive el planeta. Por un lado a ningún país en las actuales circunstancias le interesa una moneda fuerte. Como Stiglitz señala, “las intenciones de un dólar fuerte son pura retórica para Estados Unidos. y es que en el famélico escenario actual, con una caída sin precedentes en el comercio, cualquier estrategia tiende a ser válida. Aunque esta vez queda claro que quienes tienen la mayor cantidad de reservas asumirán el rol dominante. La concentración de riqueza y la creación de burbujas siguen tal cual. El que mejor sepa mover sus reservas al interior de la ruleta, será el ganador.

Imagen | gin_e

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos