Compartir
Publicidad

La peor crisis mundial en 60 años

La peor crisis mundial  en 60 años
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque aun hay muchos economistas y políticos que se niegan a encarar los hechos, reconocer a los culpables de carne y hueso que armaron el descalabro de la desregulación y desmontaron todos los fundamentos y las bases reales de la economía en aras a inculcarnos una fe religiosa en los mercados, las cifras son cada vez más duras y lapidarias y comienzan poco a poco a carcomer el tejido social de gran parte del planeta. Los nulos resultados de la cumbre del G-20 y la incapacidad para encarar los problemas reales, están llevando al mundo a su peor momento en 60 años.

Jean Claude Trichet, el presidente del Banco Central Europeo, considera que la economía mundial se encuentra ante la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo a El Economista, Trichet señala que “el corazón financiero de las naciones industrializadas está en juego”. Y eso es algo evidente para cualquiera que compare las cifras y vea los montos de las pérdidas, que solo este año llegan al 50%. Este período de turbulencias que cada día arroja saldos negativos en las bolsas (caídas en el Ibex, Dax, Cac, Dow Jones, Nasdaq) muestra que el paciente no sale de su estado comatoso.

Gary Becker y Robert Lucas tienen una visión superficial y ligera de la crisis. A tal nivel llega su concepción monetarista de la economía que creen que con las inyecciones de liquidez ha sido suficiente. ¿Y qué pasa con el paro, que cada día crece como un remoilino? ¿Con las empresas que están cerrando y que amplificarán el paro hasta provocar convulsión social? Nada se dice al respecto. Por eso las críticas a los planes de rescates (bailout) que se ha practicado a los bancos, que ya supera los 1,5 billones de dólares. ¿Qué harán los gobiernos para evitar el paro masivo y la consecuente protesta callejera?

Se ha dicho que esta crisis no será tan fuerte como la de 1929. Y eso es verdad. Mal que mal ya se sabe que hay que hacer algo, mientras que en la 1929 y 1932 se mantuvieron ajenos al problema sin saber lo que tenían que hacer… con un desempleo que llegó por momentos al 30%, y una caída en el producto global del 20%. Hasta que Keynes iluminó el camino. No obstante, y pese a las ostensibles bajas bursátiles, la ola del tsunami se está recién recogiendo y vemos por estos días bajas en los precios y apreciación del dólar… pero una vez que la ola recobre su fuerza destructora será imposible detenerla y los precios volverán a su curva ascendente mientras el dólar comenzará su desplome final sin rebotes ni pausas.

Imagen | Origins of Business
Más Información en El Blog Salmón:
Tras el G-20, el paciente sigue en coma
La caída de un avión en llamas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio