Compartir
Publicidad
Publicidad

Obama y su apuesta por el transporte verde

Obama y su apuesta por el transporte verde
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los grupos ambientalistas comienzan a aplaudir a Barack Obama las nuevas normativas sobre las emisiones de vehículos y normas de kilometraje. Aunque la normativa se pondrá en marcha el año 2016, a partir del 2012 se inicia el período de transición en el cual las empresas deberán adaptarse a las nuevas exigencias ambientales.

Este paso resulta trascendental y puede ser visto como uno de los avances positivos que está produciendo la crisis en torno al ahorro de emisiones y el cuidado medioambiental. La normativa pone por primera vez un límite a las emisiones de gases de efecto invernadero para automóviles y camiones, así como también un límite sobre su consumo. La nueva flota de camiones ligeros será un 40% más limpia y eficiente de lo que es hoy, con una media de 35,5 millas por galón (14 kilómetros por litro).

Este importante plan busca hacerse cargo de dos problemas: por un lado disminuir las emisiones de gases y por otro reducir la dependencia del petróleo.

“Somos un país con menos del 5% de la población del mundo y consumimos la cuarta parte de la producción de petróleo”,
señaló Obama, en un claro mensaje de que ese ritmo no puede continuar.

Los automóviles, camionetas y otros vehículos menores representan el 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero con un 94% de dióxido de carbono. Las nuevas normas proyectan el ahorro diario de 1,8 millones de barriles de petróleo y una reducción de 900 millones de toneladas métricas en emisiones de gases. Esta medida generará además, un ahorro neto del 5% en las exportaciones estadounidenses de crudo, medida que va en la línea de reducir el déficit estadounidense.

Si bien el precio del petróleo se ha mantenido bajo producto de la fuerte y sostenida desaceleración de la demanda global, pensar que se mantendrá en estos niveles es un engaño, y a medida que la economía comience a dar signos de recuperación, su valor comenzará escalar nuevamente. Ese sería un mal momento para iniciar los planes de ahorro. Por eso el plan de Obama ya ha dado inicio y se ha tomado un horizonte de 3 años para ponerlo en marcha.

En esta operación, hay que destacar que el gobierno de Obama logró llevar a la mesa no sólo a las automotoras en crisis, sino al resto de la industria del automóvil (12 empresas), a los organismos reguladores y a los grupos ecologistas. Obama se refuerza en que Estados Unidos es aún la primera potencia mundial (con el 25% del PIB) y que esto le permite aún mantener el liderazgo y marcar la pauta en las acciones globales. Incluso la presencia de Paul Krugman en China la semana pasada y su llamado a no tomar la misma ruta de desarrollo, va en esa dirección. Es un duro desafío el que se le pone a China para orientar su desarrollo y no emular el progreso occidental en base al petróleo. Pero si Estados Unidos adopta las políticas medioambientales, al resto del mundo no le quedará más alternativa que seguirlo.

Más información | Bloomberg En El Blog Salmón | Para salvar a la economía y al planeta Imagen | shioshvili

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos