Compartir
Publicidad

Syriza gana en Grecia y pone en jaque a Europa y al euro

Syriza gana en Grecia y pone en jaque a Europa y al euro
Guardar
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La masiva elección griega a favor del movimiento Syriza ha sido un balde de agua fría para la troika y, especialmente, para Angela Merkel, la principal impulsora de los planes que han hundido a Europa en la peor de sus crisis. Syriza es el primer triunfo de un movimiento que se opone a los planes de austeridad y promueve la cancelación de la deuda pública por considerarla ilegítima. Es probable que este triunfo y la ceguera propia de la troika conduzca a unas negociaciones algo díscolas y desesperadas que pueden desembocar en una salida desordenada de Grecia del euro. Antes de que esto ocurra habrá una larga guerra de acusaciones de ida y vuelta.

Todo el mundo sabe que Grecia mintió sobre los niveles de su deuda pública para entrar al club soñado del euro, pero muchos olvidan que fue la asesoría de Goldman Sachs la que ayudó a camuflar los abultados déficit del país heleno. Este hecho dejó al descubierto los desequilibrios monetarios de la unión económica europea, pero nada se hizo al respecto. Además, como muestra la gráfica, si bien Grecia y España tenían situaciones diferentes al inicio de la crisis, los planes de austeridad consiguieron aumentar el desempleo a niveles insostenibles y muy similares, pese a que la situación fiscal de ambos países era muy diferente: Grecia había sido la irresponsable, pero España había sido el alumno disciplinado del euro que cumplió a rajatabla con los déficit y la situación fiscal. Nada de eso sirvió y las políticas de la troika lo empeoraron todo.

Por eso que el golpe más duro de la elección de ayer va contra la troika y contra Angela Merkel que impuso las políticas más draconianas y salvajes a la economía real, pese a dar todo el apoyo y el dinero al sistema financiero. Esto, como ha quedado demostrado, no ha hecho más que disparar la desigualdad a nivel global confirmando que se gobierna a favor de la élites financieras mientras el resto del mundo es el que debe pagar la cuenta de sus vicios. Por eso el presidente del movimiento Syriza, Alexis Tsipras señaló en forma contundente: "La troika está terminada"

Si bien Tsipras ha manifestado que no quiere salir de la UE y que Grecia se mantendrá en el euro dado que volver al dracma no es técnicamente factible por ahora, ninguna de estas opciones es muy popular en Grecia debido a que una parte de la población se ha cansado de la tiranía del euro. A su vez, la UE no va a querer una relajación a la austeridad en Grecia por el impacto que esto tendría en otros países altamente endeudados como Italia, España y Francia.

La rebelión griega contra sus amos financieros de la UE puede provocar un asedio económico prolongado mientras Syriza busca negociar nuevos términos para un rescate. La UE espera que la falta de dinero pueda obligar a Grecia a cumplir con los acuerdos existentes para obtenerlo y en estos términos la colisión resultará inevitable. Después de cinco años de políticas dictadas por Berlín y Bruselas, Grecia se ha hundido en la peor de sus crisis y ahora el país heleno quiere ser dueño de su propio destino, pese a la adversidad. Como indica el Profesor Arístides Hatzis de la Universidad de Atenas: "Es como el juego de la gallina, con Grecia y la UE conduciendo hacia sí y cada uno esperando que el otro se desvíe primero para evitar una colisión".

En El Blog Salmón | La crisis griega y el destape de los desequilibrios monetarios, El fracaso de los planes de austeridad en dos gráficas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio