Publicidad

El ruiseñor de UGT

2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Matar a un ruiseñor es una excelente novela de Harper Lee, que dio lugar a una gran película, por la que fue oscarizado Gregory Peck. Como era de esperar tiene diversas lecturas, pero la principal es su critica al racismo, a los prejuicios, a la búsqueda comunitaria del chivo expiatorio, del tonto que cargue con las culpas de un pueblo. Casi casi solo falta decir que por interés social.

José Antonio, de Economía Forense, se ha acordado de esta película al hilo de un tema del pasado que vuelve a estar de actualidad. De triste actualidad. un suceso en el que no se si se ha acabado matando a un ruiseñor, pero desde luego que nuestra Justicia ha vuelto a darnos buenas muestras de su nivel.

Acaba de conocerse la sentencia por la que se condena a la auditora Ernst&Young en relación con el caso PSV. Muchos de los lectores de El Blog Salmón sois jóvenes y apenas os acordareis del tema en cuestión, aunque fue explosivo, y con múltiples ramificaciones. Antes de entrar en el asesinato del pajarillo o pajarraco creo necesario poneros en antecedentes a aquellos que no sepais del triste suceso.

A finales de los 90, UGT decide combatir uno de sus principales problemas como sindicato: la financiación. Las cuotas apenas dan para lo que dan, y hay una fuerte dependencia de las dádivas estatales y similares. Su idea es acercarse al sindicato de servicios tipo alemán, quizás menos politizado pero en esencia mucho más poderoso. Para ello crean un potente grupo empresarial, con promotora inmobiliaria (PSV), constructora (ICS), compañía aseguradora (UNIAL), editorial, etc. Cuentan a su favor con muchas bazas:boom económico, marca de prestigio entre los suyos y buena parte de la sociedad española, negocios variados que atienden a demandas sociales muy fuertes (vivienda asequible, remuneración del ahorro de las clases populares, etc...). Las cooperativas inmobiliarias impulsadas por PSV se extienden por todo el pais.

En el 93 estalla la crisis y el conglomerado empresarial de UGT se disuelve como un azucarillo. Se habla de que no es solo cosa del crack general: algunos señalan mala gestión, otros hablan de implicaciones de familiares cercanos a los dirigentes de UGT, etc. Imaginaros el panorama al estilo Martinsa pero encima con un sindicato por medio, y con implicaciones financieras a través de su compañía de seguros. Tremendo.

Para los mal pensados, existía también una Teoría de la Conspiración. No es que se hubiese gestionado mal el emporio, no. Es que Felipe González, mosqueado por la independencia de UGT, por las huelgas generales que le había organizado y demás, dejo crecer el monstruo con pies de barro para luego impedir que encontrase financiación. De esa manera conseguiría una herramienta para presionar al sindicato y forzar la retirada en el 94 de Nicolás Redondo. Los partidarios de esta Teoría argumentan que el asunto se acabo tapando con financiación del ICO y con esas peregrinas restituciones del patrimonio sindical supuestamente incautado por el franquismo (método este muy criticado por CCOO).

Al margen de lo familiares que pueden sonaros muchas de las circunstancias que rodearon al caso PSV, José Antonio ha acabado sorprendido con una resolución judicial. UGT no fue declarada culpable mercanti ni penalmente. Libre como un pájaro. Sin embargo su firma auditora, Ernst&Young acaba de ser declarada responsable por los daños causados por la mencionada crisis empresarial.

Las sociedades de auditoria no me son especialmente simpáticas (y cuando iban mezcladas con sociedades legales y consultoras menos aún) pero todo tiene un limite. Resulta que la gestión no es reprochada judicialmente y la supervisión contable de la misma si. ¿Nadie encuentra nada raro aquí? No digo que E&Y no tenga responsabilidades, pero si es así, se me hace muy anormal que no se deriven de una improcedente actuación de sus supervisados.

No me quiero extender más, solo plantear la reflexión para su posterior debate, pero me vais a permitir hacer una última acotación. Cada día confió menos en el sistema de auditoria generalmente aceptado en el mundo occidental. Una auditoria pagada por el auditado, malo malo. Pero al ver sucesos como este me plantea si realmente la función del auditor es la generalmente descrita o la de servir como saco de los palos, como muñeco del pim pam pum para echar sobre él toda la basura que rodea a una crisis empresarial.

Vía|Economía Forense En El Blog Salmón|La sentencia contra Andersen, revocada tres años después

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir