Publicidad

Rovio, la paradigmática historia del auge y caída en la competitiva industria de los juegos móviles

Rovio, la paradigmática historia del auge y caída en la competitiva industria de los juegos móviles
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

En mayo de 2012 era considerado como un ejemplo como startup en Europa y el éxito con Angry Birds, su 'joya' en forma de juego, era imparable. Dos años después, la finlandesa Rovio ha anunciado el despido de 110 trabajadores y el cierre de uno de sus estudios. Es la paradigmática historia del que otrora fue uno de los grandes de los juegos móviles en el mundo.

Aunque el germen de la empresa hay que ubicarlo en 2003, no es hasta 2009 cuando verdaderamente se coloca en la rampa de para un crecimiento fulgurante. Tras medio centenar de juegos creados llegó Angry Birds. En seis meses se colocó número uno en la App Store de Apple. Y a partir de ahí, todo fue crecer. Los ingresos procedían del pago por la descarga del juego por cada uno de los usuarios.

Dos años después de ese éxito llegó la primera inyección de capital: 42 millones de dólares. Entre los que decidieron apostar por la compañía destaca el norteamericano Accel Partners. El objetivo era seguir creciendo en una industria tan complicada y competitiva como la de los videojuegos móviles.

En 2012, en pleno 'boom', la compañía se llegó a plantear una salida a bolsa. Dos meses después de que comenzara el desplome en el parqué de Zynga, la compañía aseguraba que los planes para una OPV podrían hacerse realidad en 2013. Sin embargo, un tiempo después fue descartada. Este 2014 siguió esa estela King (Candy Crush) y en los nueve meses de cotización su valor ha caído un 15%.

Hasta 2013, los esfuerzos de Rovio estaban centrados en su estrella, Angry Birds. Películas, licencias para 'merchandising'... Estos últimos ingresos llegaron a representar la mitad del total. Entretanto, apenas hubo tres intentos con juegos distintos que no cuajaron. Su falta de diversificación y un modelo de negocio de pago diferente a lo que venían haciendo el resto de competidores (pago por descarga y no 'freemium') le pasó factura cuando llegó el momento en el que los usuarios se agotaron. No había alternativa fuerte.

Su dependencia era muy grande. Y acabó por pasarle factura. Su beneficio neto el pasado 2013 se desplomó a la mitad hasta los 37 millones de euros. Y las previsiones para este 2014 no eran precisamente halagüeñas. Resultado: despidos de 110 trabajadores y el cierre de uno de sus estudios.

Ahora, con un nuevo CEO al frente, habrá que ver si consigue sobrevivir a una industria con tantos ingresos potenciales pero, a la vez, tan competida y compleja.

En El Blog Salmón | Qué negocio hay en el sector de los juegos móviles
Imagen | Waleed Alzuhair

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir