Compartir
Publicidad

¿Se agota el boom del Capital Riesgo?

¿Se agota el boom del Capital Riesgo?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos años el sustantivo de moda ha sido el de burbuja, convenientemente adjetivado. Desde la antigua burbuja.com, a la burbuja inmobiliaria, la crediticia, la de los hedge funds, la del petróleo, la de las materias primas...Sospecho, como sospechan otros, que todas tiene nexos de relación. La última en llegar a los mercados financieros es la burbuja del capital riesgo.

Por un lado está la figura romántica del capital riesgo como la de esos inversores bondadosos que, financian el lanzamiento del enésimo avance tecnológico que salvara el mundo, haciendo de paso multimillonarios a 4 chavales. Por otro está la figura de aquellos fondos de capital riesgo que adquieren empresas, las despiezan y las venden por partes, con un fuerte coste social y baja exposición económica. En España me parece que de las primeras hay pocas. El sector esta más cercano las segundas, sin ser exactamente tiburones. Aprovechan movimientos corporativos, sucesiones empresariales, para entrar dentro de empresas solidas y establecidas. No les va lo de la apuesta por la innovación, tema que me parece respetable, porque cada cual con su dinero hace lo que quiere. El problema está es que en España nos hemos sumado a esta moda en el último momento. No hay más que abrir un diario de negocios para ver los bailes de fichajes, las entradas en empresas, etc...Incluso hay entidades financieras que comercializan entre particulares fondos de inversión en empresas de capital riesgo. Y es aquí donde uno se empieza a preocupar.

Especialmente con la lectura del artículo de Gurusblog. Señalan que se esta agotando una de las principales estrategias de estas empresas, que consistía en la emisión de deuda de alto riesgo para financiar sus operaciones. El mercado parece que no admite más papel. Y ello puede tener un doble efecto:

  • Causar una crisis directa en el sector con la paralización de operaciones en negociación, o bien la dificultad de gestionar las ya cerradas y que requieren nuevas aportaciones. Afectaría a las propias empresas de capital riesgo y a sus participadas, así como a los tenedores de dichas obligaciones.

  • Un efecto colateral en los mercados bursátiles, donde algunos apuntan que determinadas valoraciones sólo se explican desde la expectativa de una futura operación en este sentido, que ante los mencionados problemas, no se materializaría.

Supongo que aún nos esperan nuevas burbujas.

Vía | Gurusblog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos