Publicidad

La carrera contrarreloj de Londres por los acuerdos comerciales

La carrera contrarreloj de Londres por los acuerdos comerciales
9 comentarios
HOY SE HABLA DE

En Londres, en la calle Whitehall una carrera frenética sucede dentro de los edificios victorianos gubernamentales. El Civil Service y el gobierno de Boris Jonson tienen un objetivo que resulta vital para la industria y el bienestar de la población del Reino Unido. El Reino Unido necesita sustituir los acuerdos comerciales de la UE en pocos días.

La Unión Europea lleva bastantes años negociando y firmando acuerdos comerciales con prácticamente cualquier mercado que se ha interesado en hacerlo, sin importar su tamaño. Los acuerdos se han firmado con mercados grandes como Japón y mercados pequeños como Singapur, con mercados en vías de desarrollo y fuerte potencial como Vietnam y México y con mercados más maduros como Canadá. Con mercados lejanos como Chile o Corea del Sur y con mercados cercanos como Egipto, Suiza y Turquía. Tiene acuerdos finalizados pero no puestos en práctica como el de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y además está en negociaciones con mercados como nueva Zelanda, Australia, incluso la India.

Eso ha implicado que el Reino Unido tiene que reconstruir todas estas relaciones comerciales lo antes posible para que sus empresas no se vean muy afectadas por la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Eso les supone una fuerte necesidad de compensar la pérdida de los acuerdos comerciales que pone contra las cuerdas la maquinaria comercial y diplomática del Reino Unido. No es poco, en 2018 el 11% del comercio internacional del Reino Unido fue con países con los que la UE tiene acuerdos comerciales. Normalmente cerrar un acuerdo comercial suele ser cuestión de meses, o más habitualmente años. El mundo está dividido en grandes bloques comerciales que han ido surgiendo y a veces se depende de una negociación entre varios jugadores y de la ratificación de estos, lo que complica fuertemente el proceso.

El acuerdo comercial Japón-Reino Unido

20004237478_8a27e73fde_o.jpg

En el pasado mes de septiembre, el Reino Unido firmó un acuerdo comercial con Japón. Este es el primer acuerdo que han firmado y quita las barreras arancelarias al 99% de los productos británicos aparte de reconocimiento mutuo de mercados financieros o denominaciones de origen. Japón es el undécimo socio comercial del Reino Unido. Se estima que debería impulsar el comercio de 15.200 millones de libras al año y será efectivo a partir del 1 de diciembre de 2021.

No obstante, los críticos de este acuerdo concreto afirman que este acuerdo comercial sólo impulsará en un 0,07% la economía del Reino Unido, una fracción mínima de lo que sucedería si salieran de la UE sin acuerdo comercial con Bruselas. Además Japón es el mayor inversor de Inversión Extranjera Directa del mundo, con un 14% en 2018 y el acuerdo comercial no tiene un capítulo directo para dedicarse a las inversiones. Las inversiones japonesas han sido cruciales para el desarrollo del Reino Unido, como han sido la planta de Nissan en Sunderland.

Aunque este acuerdo es muy similar al de la UE con Japón, aunque incluye un capítulo para “el comercio digital”. Además este acuerdo comercial muestra que la actividad que hay en la maquinaria comercial británica está en marcha, intentando compensar los acuerdos comerciales que pierde el Reino Unido al abandonar la UE.

El acuerdo comercial con la UE

8723093834_22d6617e8b_o.jpg

Además tenemos las negociaciones entre el Reino Unido y la UE, que van a mal ritmo (y la prueba es que no han finalizado a día uno de noviembre). Es cierto que siempre pueden acabar aprobando una extensión del statu quo, venderle al electorado británico que el coronavirus va a retrasar el futuro de esa gloriosa vuelta a la Inglaterra imperial. De momento, entre Abril y Junio Reino Unido fue la economía cuyo PIB cayó más de la OCDE, un 20,4%. En España tuvimos una caída del 18,5%.

El acuerdo comercial para la industria británica es esencial, el 49% de su comercio internacional en 2018 fue con países de la UE. Sus cadenas de valor están integradas en la economía de la UE. Un gran ejemplo es el de los asientos de cuero de sus modelos de Jaguar y Land Rover. Los productos químicos para teñirlos se importan desde Alemania e Italia, y en Escocia proceden a teñirlo. Después el cuero se envía a Polonia, donde se montan los asientos. Estos son enviados a la fábrica de Jaguar-Land Rover donde se montan “Just In Time”.

Esto es sólo un ejemplo de la complejidad de las cadenas de valor de la producción europea. Sucedería entonces que este y otras decenas de miles de procesos tendrían que ser replanteados. Básicamente porque si tienen que pasar por inspecciones de aduanas y pagar aranceles, estos cambian completamente. Ocho de cada diez coches fabricados en Reino Unido son destinados a la exportación. Un incremento de los aranceles de las piezas que se necesitan para importarlos supondría un incremento del precio de venta. Algo que en la situación económica. Todo esto en un entorno en el que la pandemia del SARS-Cov-2 y su enfermedad la Covid 19 no para de golpear a los países desarrollados, tanto en su sistema sanitario como en su economía.

Por supuesto la UE de los 27 tampoco se puede permitir no cerrar un acuerdo comercial por este motivo, aunque seguramente las consecuencias serían más leves en proporción. Aunque sería un fracaso para ambos no llegar a un acuerdo como buenos antiguos socios y amigos.

Pregunta a los lectores, ¿Creen que habrá acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido post Brexit? ¿Creen que el Reino Unido será capaz de suplir los acuerdos comerciales perdidos?

En El Blog Salmón | La UE que viene tras el Brexit, algo que puede cambiar más allá de lo obvio y La Comisión Europea plantea eliminar las monedas de uno y dos céntimos de euro

Imagen | tolomea

Imagen | tonnoro

Imagen | EU Naval Force Media and Public Information Office

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios