Compartir
Publicidad

Costo de la deuda de España y Portugal se dispara a niveles históricos

Costo de la deuda de España y Portugal se dispara a niveles históricos
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras tres años ininterrumpidos de la mayor debacle financiera de la historia, el mundo sigue dando tumbos sin encontrar el norte y mintiendo sobre una recuperación inexistente. De esta forma, mientras en la feria de vanidades de Davos se celebra, al son de burbujas de champán, el término de la crisis y se festejan las dobles y triples velocidades que tendrá la recuperación del tiempo perdido, la cruda realidad de los bonos soberanos de los países europeos nos muestra una realidad mucho más despiadada. Las preocupaciones sobre la solvencia de Grecia, Irlanda, Portugal y España, llevó hoy el costo de la deuda a su punto más alto en décadas.

La farsa de los datos alentadores es sólo para ganar tiempo. La verdad está plenamente graficada en las gráficas y la situación actual es mucho peor a la de hace un año. Los tibios repuntes tras la crisis de mayo, se esfumaron rapidamente demostrando que el fantasma que recorre Europa busca a toda costa su libra de carne. En la gráfica superior cuelgo el detalle del costo de la deuda soberana de España para los últimos doce meses, demostrando su ascenso imparable y sostenido a niveles que debilitan la incipiente recuperación; y en la gráfica inferior el costo de la deuda para Portugal.

Portugal10YR

Como puede apreciarse, las preocupaciones sobre la solvencia de los países europeos no tiene nada de las bonitas palabras que se dicen en Davos. En el caso español el costo de la deuda ha superado el 5,5 por ciento, lo que la hace practicamente impagable si entendemos que la tasa de crecimiento se situará, de acuerdo a los datos más optimistas en el 0,7%. Como España se considera un país “demasiado grande para ser rescatado”, esperan días de gran turbulencia.

Para el caso de Portugal la situación es aún más dramática dado que el costo de su deuda supera el 7%. El desolador mapa del paro, y la inutilidad de las reformas, como dice Niño Becerra, “solo permitirán empobrecer aún mas a la población”.

Si hace dos años, en la cumbre de Londres, los líderes del G-20 se comprometieron a luchar contra las causas de la crisis, hoy vemos que todo aquello quedó en el olvido al primar los intereses individuales por sobre los intereses colectivos. Nada queda de la declaración final que decía “Ningún producto y ningún agente del mercado financiero seguirá sin regulación y sin supervisión”. Todo el sistema financiero sigue sin supervisión, dado que los principales culpables, como lo demuestra el Informe final de la crisis, siguen en sus puestos y dominando el mundo a sus anchas. Estamos bajo la tiranía de los mercados y las claras muestras del maquillaje financiero no han hecho más que boicotear los tibios intentos de regulación. A la gran banca mundial le interesa seguir operando desde las sombras.

En El Blog Salmón | En España se librará la verdadera batalla por el destino del Euro, El mercado apuesta por la quiebra de Portugal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos